SALOMÓN Y PROVERBIOS SON COPIAS DE TEXTOS DE LAS PIRÁMIDES

Los copistas de la Biblia son tan malos que ni siquiera tienen inventiva. Los textos atribuidos a Salomón y que aparecen en Proverbios son en realidad de Amenemope, faraón de la dinastía XXI, que gobernó en Egipto desde 993 al 984 a.C.

En el libro de la sabiduría de Amenemope podemos leer lo siguiente:

“Presta tu oído y atiende a lo que digo y aplica el corazón para aceptarlo, pues bueno es situarlas en tu corazón, que seguras descansen en el cofre de tu barriga para que puedan actuar como una clavija sobre tu lengua.

“Considera estos 30 capítulos que deleitan e instruyen. Conocimientos para contestar al que hable y cómo dar un informe sobre alguien a quien te lo pida.

“Líbrate de robar al pobre y oprimir al afligido.

“Un escriba que conoce su oficio se considera digno de ser un cortesano.

“No comas en presencia del que manda y no te eches hacia adelante con la boca ante un gobernante cuando estés lleno con eso a lo cual derecho no tienes; solo será una delicia para tu saliva. Mira el manjar que tienes delante y deja que [sólo] tu necesidad satisfaga…

“No vuelques en nadie lo hondo de tu alma, ni malgastes [así] tu sabiduría”.

Teniendo en consideración que Moisés es, a lo sumo, del 1500 a.C., Proverbios se escribió bastante tiempo después, plagiando directamente de los egipcios. Incluso el reinado de Salomón, cronológicamente hablando, coincide con los principios de la dinastía XXI.

Y ahora veamos qué dice Proverbios 22:17 a 23:9:

17 Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios,
Y aplica tu corazón a mi sabiduría;
18 Porque es cosa deliciosa, si las guardares dentro de ti;
Si juntamente se afirmaren sobre tus labios.
19 Para que tu confianza sea en Jehová,
Te las he hecho saber hoy a ti también.
20 ¿No te he escrito tres veces
En consejos y en ciencia,
21 Para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad,
A fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?
22 No robes al pobre, porque es pobre,
Ni quebrantes en la puerta al afligido;
23 Porque Jehová juzgará la causa de ellos,
Y despojará el alma de aquellos que los despojaren.

El parecido es tan notable, que el plagio es más que evidente. Salomón cuando canta a Yahvé, no deja de ser un miserable imitador, calcando lo que forma parte de los textos egipcios.

Esto queda respaldado al notar relaciones directas de esta porción de Proverbios con otras partes del mismo libro (comparando la expresión “inclina tu oído” de 22:17 con 5:1 y 7:1; “palabras de los sabios” de 22:17 con 1:6 y 24:23; “pon tu corazón” de 22:17 con 2:1 y siguientes; “consejos y conocimiento” de 22:20 con 8:6; “quitar tu cama” de 22:27 con 20:16; “no trabajes por ser rico” de 23:4 con 15:27; “pon coto a tu prudencia” de 23:4 con 3:5,7 y 26:12, etc.).

Los copistas de la Biblia tienen tan poca vergüenza de afirmar que estos salmos provienen de Dios, cuando la realidad es demasiado evidente.

Algunas partes del Libro de los Proverbios se remontan a los antiguos proverbios de Egipto y de Mesopotamia que fueron adaptados por los judíos para instruir a los jóvenes. Otras partes provienen de colecciones hechas por maestros para educar a los estudiantes en la corte real o en sus propias escuelas. Alrededor del año 440 A.C., estos y otros refranes fueron editados en el Libro de los Proverbios por un plagiador cuyo nombre se desconoce.

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

9 comentarios

  1. Sr. Mesa, interesante nota. Aprovecho para señalar que quizás haya habido un pequeño error o despiste con el título del artículo, ya que no se corresponde con el contenido, pues no hay en el mismo ningún ejemplo de pasaje de los Textos de las Pirámides. Solo se cita algo de las Instrucciones o Enseñanzas de Amenemope, que se cree fueron originalmente redactadas entre finales de la dinastía XIX o principios de la XX, sin bien las copias conservadas son algo posteriores.

    En cuanto a las comparaciones con el texto bíblico, sí, es cierto, se ha considerado tal hipótesis. Ha sido bastante bien analizado por Miriam Lichtheim (Ancient Egyptian Literature: Volume II: The New Kingdom. Ed. University of California Press. pp. 148–163, especialmente en la pág. 146.).

    Un cordial saludo y ¡Feliz Año 2015! Muchos éxitos en todos los sentidos,
    Georgeos

  2. mercedes calvo urgel

    24 octubre 2015 a las 4:47 am

    Porque nos han mentido? Ahora resulta que la biblia copio de los textos egipcios. Es verdad que moises conocia rituales magicos en el palacio del faraon. ? Una zarza ardiendo?? Una voz?? Porque los israelitas tenian miedo de subir al monte sinai?? Y que era la columna de humo que los guiaba por el desierto? El arca tampoco era de origen divino. Al parecer era un artilugio muy comun en egipto. ! Ya esta bien
    Aqui no hay nada genuino. Es todo un bulo esta religion nuestra. Creo que religion catolica no esta basada en las ensenanzas de jesus.

  3. En este tema se puede considerar dos cosas
    1) los copistas biblicos se copiaron de los egipcios.
    2) los egipcios se copiaron de los hebreos.
    Las dos son posibles pero ¿cuál es mas probable?
    Bueno hay que tener en cuenta que el libro de proberbios fue escrito 100 años antes. Otras hipotesis o teorias sugieren que fue escrito después de salomón. Hay que tener en cuenta que el conocimiento dem rey salomón tuvo influencias en otro lugares del mundo como lo dice 1 de reyes 4:31-32 “… Salomón llegó a ser muy famoso entre las naciones del mundo… Durante su vida pronunció tres mil proverbios..
    ” También 2 crónicas 9:23 dice: “todos los reyes querían ver y escuchar el conocimiento de Salomón” esto me sirve como base para demostrar lo contrario de este artículo. Si bien no es una prueba irrefutable al menos es un indicio. El que hizo esto debe ser objetivo y considerar lo contrario. A mi s me hace que tienen algo contra la biblia. No se puede demostrar a ciencia cierta lo uno o lo contrario. Yo utilizo como fuente la biblia que es un escrito antiguo igual que los escritos egipcios. No podemos decir que uno es mas confiable que otro solo porque si. Ahora bien es posible que haya sido influencia. En ninguna parte se adjudica a otra persna sin embargo en el libro de proverbios en los ultimos capitulos hay otros autores

  4. Concuerdo con Gabriel, Amenemopet vivió creo por el 1000 a.C. al igual que Salomón, esto por los hallazgos arqueológicos que ubican a Amenemopet por esa fecha,.

  5. fidel en 3 de junio 2016 18.10 pm

    4 junio 2016 a las 12:27 am

    No es el único plagio que tiene la biblia. El faraón Akhenatón fue el inventor de la religión monoteísta. El salmo 104 es una copia del Himno al sol de Akhenatón. Y hay más cosas

  6. no solo tiene partes de textos egipcios.el antiguo judaísmo pasaba de generación en generación por via oral como por ejemplo las tribus nativas americanas de hoy en dia y antaño.cuando babilonia ivadió judea se llevó a una parte importante de lo hebreos a babilonia y allí se empezaron a fraguar muchos de los textos del antiguo testamento,ya estando en babilonia,los judíos decidieron plasmar su religión en textos por “miedo” a que en babilonia se perdieran sus creencias aunque en realidad allí fueron bastante tolerantes con este tema teniendo en cuenta la situación de los hebreos.una vez allí las tradiciones orales de judea se empezaron a “mezclar” con algunas costumbres,mitologias y religiones”paganas”.por eso al leer historias y mitos sumerios escritos en tablillas cuneiformes cientos e incluso miles de años anteriores a la biblia vemos historias calcadas con cambio de nombres.esto es algo que se ha hecho en numerosas religiones como por ejemplo los dioses del panteón romano son los mismos que los del griego o los dioses de accadia o babilonia son casi los mismos que en sumeria.
    Aunque en muchas ocasiones por diversos motivos cogían una historia y le cambiaban los nombres y determinadas partes (diciéndolo de una manera simplista y vulgar)yo si creo que el rey davi y el rey salomon existieran,otra cosa es que algunos textos q se le atribuyen no sean suyos.Parece algo evidente,pero con tanta información y la desinformación actual que esta por todas partes uno ya no sabe bien que creer..

  7. Los copistas de la Biblia son tan malos que ni siquiera tienen inventiva. Los textos atribuidos a Salomón y que aparecen en Proverbios son en realidad de Amenemope, faraón de la dinastía XXI, que gobernó en Egipto desde 993 al 984 a.C.

    Fabuloso !!!

  8. Gracias por su contribución a erradicar el “pensamiento mágico”, aunque estoy convencido que el proceso tardara generaciones.
    Saludos cordiales.

  9. Llama la atención que la Biblia habla del trabajo de Salomón de “estudiar gran números de proverbios y de clasificarlos ordenadamente”, trabajo en el cual seguramente intervenían sus escribas (ver Eclesiastés 12.9).
    Traducirlos a hebreo e incluirlos en una colección de refranes útiles era parte del trabajo. El libro de Proverbios en la Biblia admite tener otros autores además de Salomón (se menciona por ejemplo al Rey Agur, por ejemplo en el 30.1).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*