LA ATLANTIDA Y EL ZODIACO DE DENDERA

16 Diciembre 2008 · Imprimir este artículo

zodiaco denderaEn mi último viaje a París, en busca de más información sobre Egipto, me tropecé con un singular zodiaco en las galerías del Louvre. Había oído hablar de él; así que decidí que, a mi vuelta a España, recopilaría un poco de información al respecto y la publicaría en el blog. Lo que viene a continuación es un breve resumen; retazos cortados de aquí y allá, que servirá como explicación.

Uno de los atractivos de Egipto es el desconocimiento que se tiene sobre él, aún después de más de cien años de intenso estudio. Y ello por referirnos a las investigaciones occidentales; no olvidemos que hace más de dos mil años el país del Nilo era asignatura obligada para los sabios de la Grecia clásica. Un ejemplo claro se encuentra en Déndera, un templo de neto corte ptolomaico.

Estamos ante uno de los templos más bellos de todo Egipto. En él abundan de modo abigarrado inscripciones y jeroglíficos, junto a enormes relieves y pinturas que no incluyen una sola palabra de texto. Esto es lo que ocurre con sus dos “zodíacos”, porque en Déndera no hubo uno, sino dos. El conocido y circular, que fue robado por Napoleón y llevado a Francia cortado en pedazos. Se contempla en el Museo del Louvre.

Este es un dibujo esquemático del mismo, en el que pueden apreciarse sus elementos con excepción del trozo en el que figura la diosa Hathor.

El otro zodíaco, rectangular y menos conocido, está bellamente pintado con armoniosos colores, que aún se conservan, y ocupa una larga franja a todo lo largo del techo de la sala hipóstila.

En los zodíacos no hay nada de texto en ellos, tampoco en los originales. Nada, ni una sola frase.

Existen diversas interpretaciones sobre su contenido. En el Museo del Louvre te ofrecen una según la cual, el circular, era un calendario astronómico donde pueden leerse incluso predicciones de eclipses. Otros afirman que sólo es un grabado que contiene la clásica división zodiacal griega del universo.

Albert Slosman nace en 1925 y muere en 1981. Fue profesor de matemáticas, era experto en análisis informático, y participó en los programas de la NASA para el lanzamiento de los Pioneer sobre Júpiter y Saturno.

Slosman se sumergió en la exploración documental referida al hundimiento de un continente situado en el Atlántico, a la supervivencia de muchos de sus habitantes, al éxodo de éstos a través del Norte de África y a su posterior asentamiento en Egipto. Veamos cómo procedió en las pesquisas que lo llevarían a articular la teoría que para él era certeza.

Comencemos con el significado del nombre jeroglífico del continente que hoy conocemos como la Atlántida a través de los textos de Platón.

En lenguaje jeroglífico, esta tierra desaparecida era conocida como Ahâ-Men-Ptah, o “Primogénito-Durmiente-de-Dios”, denominación que experimentó posteriormente una contracción en el conjunto de textos que conforman el denominado -impropiamente, según Slosman- Libro de los Muertos: El Amenta. El nombre, sin embargo, continuaba evocando el significado original de “País de los Muertos”, “País de los Bienaventurados”, y “País del Más Allá”.

Por su parte, los sucesivos monarcas de este continente fueron, tradicionalmente, los Ptah-Ahâ, cuyo significado, en la lengua jeroglífica, es el de “Primogénito-de-Dios” puesto que, en efecto, todos los reyes descendían por línea directa del primer Hijo de Dios, es decir, el Primogénito.

Siempre siguiendo la traducción e interpretación de Slosman, tendríamos que Ahâ se pronuncia Ahan y que Ptah también se escribe Phtah, de su fonetización en lengua griega, en la que la letra pi se convierte en phi (fi), por lo que Phtah-Ahan fue fonetizado “Faraón”, que de Primogénito-de-Dios pasó a ser “Hijo-de-Dios”.

Y de la misma manera se explicaría el que Ath-Kâ-Ptah (Segundo-Corazón-de-Dios) se convirtiera, en la fonetización griega, en Aegyptus, Egipto para nosotros.

En busca de pruebas con las que documentar su búsqueda -su convicción, más bien- acerca del Origen, con mayúscula, de todos y de todo, Slosman llega a Déndera, en Egipto. El de Déndera es un templo cuya actual reconstrucción es la sexta, realizada por Ptolomeo II Evergetes, pero siguiendo escrupulosamente los planos originales del primer templo construido en el mismo enclave. Y es a este preciso emplazamiento a donde los bisnietos de los supervivientes del éxodo del Gran Cataclismo llegaron en primer lugar. Allí, en sus muros, Slosman pudo leer:

En el principio, estas palabras enseñaron los Ancestros, aquellos Bienaventurados de la Tierra primera: Ahâ-Men-Ptah. Los que convivían con las Creaciones del Corazón-Amado: el Corazón-Primogénito.

Estas fueron las primeras palabras: Yo soy el Muy-Alto, el Primero, el Creador del Cielo y de la Tierra, yo soy el diseñador de las envolturas carnales y el proveedor de las Parcelas divinas. Yo he colocado el sol sobre un nuevo horizonte como gesto de benevolencia y testimonio de Alianza. He hecho elevarse al Astro del Día sobre el horizonte de mi Corazón, pero para que así sea he instituido la Ley de la Creación que actúa sobre la Parcelas de mi corazón para animarlas en los [corazones] de mis Criaturas. Y así fue.

La actuación de esta Ley sobre las criaturas tiene lugar -así cuenta Slosman que se desprende de los textos jeroglíficos grabados en los muros del templo de Déndera- a través de los “Doce”, que son los Doce Soles de las doce constelaciones ecuatoriales celestes, cuya mecánica y funcionamiento recibe, en lenguaje jeroglífico, el sugerente nombre de “Combinaciones-Matemáticas-Divinas”. Según los mencionados textos, estos Doce Soplos, o Hálitos que conforman el ecuador celeste, llevan el nombre de “Cinturón” y de él emergen Cuatro Primogénitos, Cuatro Soplos llegados desde los cuatro puntos cardinales: los Maestros, cuya personificación son los Cuatro Hijos de Horus, que aparecen citados a menudo en numerosos versículos con sus propios nombres y que son, además, quienes imprimen el esquema vital fundamental del alma de las criaturas.

Este principio, tan resumidamente expuesto, es el que los sucesivos pontífices transmitieron durante milenios, como secreto sagrado, únicamente a los sumos sacerdotes en la “Casa-de-Vida”, contigua al “Templo-de-la-Dama-del-Cielo”, en Déndera.

Esta antigua “Escuela”, cuyo origen se remonta a la mismísima llegada de los primeros supervivientes, está autentificada no sólo por los textos, sino también por las sepulturas sacadas a la luz bajo la colina de los Pontífices, a menos de tres kilómetros del templo. Allí reposan los “Sabios entre los Sabios”, los Bienaventurados que poseyeron el Conocimiento de la voluntad divina. Uno de ellos impartía enseñanza bajo un “Maestro” de la II dinastía, en el cuarto milenio antes de nuestra era; otro bajo Khufu (Keops), cuyo escriba real señala que el templo fue reconstruido por su señor (fue ésta la tercera reconstrucción) siguiendo los planos encontrados en los cimientos originales, escritos sobre rollos de cuero de gacela por los “Seguidores de Horus”, es decir, por los propios Primogénitos, mucho antes de que el primer rey de la I dinastía ocupase el trono.

Fueron, por tanto, estos descendientes directos quienes transmitieron la Ley divina, cuyas “Combinaciones-Matemáticas” permitirían a los hombres regirse por si mismos según cánones de Justicia y de Bondad.

Los ancestros escribieron asimismo:

Yo soy Yo, nacido de si mismo para convertirse en el Creador de Imágenes a su semejanza, tras la salida del Caos. Ellas [las imágenes] son los recipientes de las Parcelas divinas, que las convertirán para siempre, a su vez, en los Bienaventurados del Sol naciente, mientras observen una estricta obediencia a mi Ley. Pues yo soy el Pasado de Ayer que prepara el Porvenir del Sol gracias a los Doce.

Los pontífices de Ahâ-Men-Ptah habían delimitado perfectamente el problema, ciñéndose con exactitud a los poderes directos que atribuyeron a las diversas soluciones combinatorias, remontándose a muy atrás en el tiempo para apoyar sólidamente sus observaciones. De ahí la acumulación de precisiones acerca de los poderes de los “Doce”.

Para hacernos cargo cabalmente de todo ésto tendríamos que partir, dice Slosman, no sólo de diez milenios atrás, sino de hace veinticinco mil años, época en la que Ahâ-Men-Ptah existía como un continente de clima templado, vegetación exuberante, numerosas especies de una fauna hoy ya extinguida en su mayor parte, y en el que la especie humana habitaba pacíficamente en auténticas ciudades edificadas.

Ahâ-Men-Ptah debió sufrir una primera devastación volcánica que provocó un importante hundimiento de tierra que formaría el Mar del Norte, esculpiendo innumerables brechas en la actual Islandia. Un período de fuertes heladas se instaló en esta parte del mundo, acumulando hielo en un casquete polar uniforme. La propia Siberia, que era entonces una región bastante templada, vio cómo desaparecía su lozana vegetación y eran aniquilados los mastodontes que no pudieron escapar a tiempo de las heladas.

Tras esta “advertencia”, y a partir de este dato, comienza realmente la historia de Ahâ-Men-Ptah, y la cronología va a utilizar este trastorno, que la memoria humana ha “legitimado”, para remarcar los anales de un principio característico.

En efecto, los eruditos de estos primeros tiempos comprendían cada vez mejor los movimientos y las combinaciones celestes, así como los fenómenos beneficiosos o perjudiciales resultantes de ellos. A partir de este momento se instituye un método gráfico figurativo a partir de la observación atenta y de la anotación meticulosa de la marcha de los planetas, del sol y de la luna, sus figuraciones y sus configuraciones, así como las formas más geométricas de las doce constelaciones de la elíptica ecuatorial celeste, y aún las más lejanas de Orión y Sirio, de singulares características. De aquí derivaron las repercusiones de las Combinaciones sobre la Tierra, tanto en relación al comportamiento humano, como a la evolución de la Naturaleza.

Después de este minicataclismo, la vida de Ahâ-Men-Ptah se reagrupó más al sur y transcurrió apaciblemente durante cincuenta siglos, hasta el momento en que nació el primer Ahâ, el Primogénito Usir, u Osiris, engendrado por la Divinidad en Nut, inminente esposa de Geb (que fue debidamente prevenido del hecho) quien, por su parte, sería el penúltimo rey de aquella tierra.

Geb desposó, pues, a Nut y tras el nacimiento de Usir, la pareja tuvo tres hijos más: Usit, cuyo nombre en la rebelión posterior pasó a ser Sit (Seth en griego) y dos gemelas llamadas Nek-Bet e Iset, tambien conocidas como Nephtys e Isis, de las cuales la última se convirtió en la esposa de Usir.

A esta pareja, Usir e Iset, los augures anunciaron que el Hijo que les nacería sería el generador de la nueva nación que surgiría de los supervivientes del Gran Cataclismo. Nació, en efecto, un varón al que se le impuso el nombre de Hor, u Horus.

Y fue poco antes de que Hor sucediese a su padre, cuando Usit atacó la capital de Ahâ-Men-Ptah con tropas rebeldes reclutadas al efecto, iniciando así el proceso de hundimiento del continente, pues al asesinar a Usir a lanzazos, la cólera de Dios se desencadenó sobre las criaturas y sobre Su creación.

Podemos imaginar, tal vez, siniestros crujidos alzándose desde las profundidades de la tierra y volcanes tranquilos desde hacía milenios activándose de repente y expulsando toneladas de lava desde sus cráteres recién abiertos; una lluvia de piedras solidificadas y de residuos de todo tipo abatiéndose sobre una multitud enloquecida que corría hacia el puerto donde las barcas “mandjit”, reputadas de insumergibles aguardaban, estrechamente vigiladas, a fin de que la evacuación pudiera llevarse a cabo de la manera más organizada posible, si bien la falta de visibilidad y el caos reinante lo hicieron impracticable y la mayoría pereció. Era el fin de todos y de todo. La capital y el continente entero se hundieron rápidamente en el agua.

Esto ocurría, según Slosman, el 27 de julio de 9792 antes de nuestra era, fecha que consideraba inequívoca gracias a la lectura e interpretación de los acontecimientos narrados en el planisferio celeste grabado en el techo de una de las salas del templo de Denderah, más conocido con el nombre
de “zodíaco”.

¿Pero qué dice el zodíaco o planisferio de Déndera, según una concepción más aproximada a la astronomía?

Estudiémoslo con detenimiento.

El planisferio de Déndera, aparece sostenido por doce divinidades, ocho arrodilladas y cuatro de pie. Las divinidades que están de pie son las cuatro diosas de los puntos cardinales. Las arrodilladas, de cabeza de halcón, yo las identificaría con los Hehu que aparecen en el Libro de la Vaca Sagrada y su cometido es originariamente, junto con las diosas de los puntos cardinales, dar estabilidad a Nut, diosa cuyo cuerpo alberga el cielo.

El planisferio propiamente dicho, lo encontramos rodeado por los 36 decanos. Los decanos se utilizaban originalmente en los relojes estelares egipcios para fijar las horas nocturnas. Aquí sin embargo, su función cambia y los encontramos como divisores de las constelaciones zodiacales: cada decano supone 10 grados y hay tres por constelación. En el planisferio de Déndera, aparecen representadas todas las constelaciones zodiacales. Obviamente eso es algo que no podremos observar en el cielo nocturno, sin embargo hay un detalle interesante en su representación. La eclíptica (la línea a lo largo de la cual se distribuyen las constelaciones zodiacales) efectúa un movimiento ondulatorio. La altura de esta línea sobre el horizonte se llama declinación, la declinación máxima se alcanza en las regiones de Géminis y Tauro y la mínima, en las de Acuario y Capricornio. Los diseñadores del planisferio de Déndera tuvieron en cuenta esto colocando más cerca del centro, con una declinación más elevada, las constelaciones de Tauro y Géminis, siendo las más bajas las de Acuario y Capricornio. Esto nos da la pista de que los diseñadores de este planisferio, abandonan la idealización de los calendarios lineales para tratar de acercarse más a una visión real del cielo. Hay que hacer sin embargo una puntualización a esto. Si nos fijamos, la eclíptica de Déndera no es como la que encontramos en los modernos planisferios, sino que se quiebra en Cancer para seguir otra vez de forma regular a partir de Leo; se ha atribuido esta peculiaridad a problemas de espacio, una explicación que si bien es plausible, tambien es discutible.

El planisferio, además de las constelaciones zodiacales y las puramente egipcias, también cuenta con representaciones de los cinco planetas visibles a simple vista; identificables fácilmente en el planisferio gracias a que están identificados con su nombre en caracteres jeroglíficos. La ubicación de los planetas en el planisferio es un poco especial, su posición es la denominada «en exaltación» y consiste en situarlos en los signos a los que están asociados astrológicamente. La relación es la siguiente: Mercurio en Virgo, Venus en Piscis, Marte en Capricornio, Júpiter en Cáncer y Saturno en Libra. En lo que se refiere a los planetas interiores, es imposible encontrarlos en esas ubicaciones simultáneamente. Desde nuestro punto de vista, viajan demasiado juntos, siempre cerca del Sol y las constelaciones asociadas a ellos en Déndera están demasiado alejadas entre sí. Algunos investigadores han tratado de datar el planisferio utilizando las posiciones de los planetas exteriores, que podemos encontrar durante la noche en cualquier posición a lo largo de la eclíptica. Así, nos encontramos con que en el periodo comprendido entre mayo y junio del año 51 a. C. los planetas exteriores se encontraban ubicados tal y como nos muestra el planisferio de Déndera. Dadas las diferencias de los periodos de translación entre los tres planetas, esto no es algo que ocurra todos los días, pues su posición solo ha vuelto a repetirse tres veces desde entonces. Personalmente soy escéptico con respecto a los resultados de este método de datación. Trataré de afinar un poco más, pero hasta el momento los resultados que he conseguido utilizando un par de generadores de cartas no han sido nada esclarecedores.

Abandonamos ahora la seguridad de la línea del zodiaco para adentrarnos en las constelaciones puramente egipcias que la rodean. Justo debajo de Tauro aparece Orión; esta constelación era conocida por los egipcios como Sah y se identificaba con Osiris. Siguiendo a Osiris en su viaje por el cielo nos encontramos a Isis representada en forma de vaca con Sirio, la Sepedet egipcia entre los cuernos. Otras constelaciones que podemos identificar de forma razonable, son la pata de toro que sería nuestra Osa Mayor y el pequeño chacal con la azada, identificado como el dios Upuaut, «el abridor de caminos» que sería la Osa Menor representando la azada las estrellas principales de esta constelación. La hipopótama que vemos junto al chacal (Isis-Djamet) estaría formada por nuestra constelación del Dragón complementada por algunas de constelaciones vecinas. Con el resto de constelaciones la cosa se complica y su posición en el mapa nos sirve de ayuda pero no es concluyente. Personalmente, yo casi metería la mano en el fuego para identificar el pequeño pato que hay encima de Capricornio con la constelación de Aquila que es una de mis favoritas y siempre me ha sugerido más el vuelo de un ganso que el de un águila.

También existen en el planisferio unas curiosas figuras inscritas en círculos que se han identificado con eclipses; muy bien podría ser eso, pero los cálculos de distintos investigadores no se ponen de acuerdo con los programas generadores de cartas en cuanto a la fecha exacta en que se produjeron los «eclipses» representados en Déndera. Aquí empezamos a movernos en un terreno que me resulta de lo más escabroso y traicionero. Según unos investigadores, los eclipses se produjeron en una época razonablemente cercana al diseño del planisferio como para ser representados en él. Otros ven predicciones de efemérides (no necesariamente eclipses) que se producirían después de que el planisferio estuviera instalado en su lugar definitivo. Y no falta quien ve en esas figuras naves espaciales.

Convertir este artículo en PDF
This work, unless otherwise expressly stated, is licensed under a Creative Commons Attribution-No Derivative Works 2.5 Spain License.
Artículos relacionados

Comentarios

26 Respuestas a “LA ATLANTIDA Y EL ZODIACO DE DENDERA”

  1. Víctor Manuel García Reyes en 28 Mayo 2009 4:46 pm

    Soy Investigador de Historia y Cambio Climático y como una aportación a los lectores de esta interesante página electrónica; La Isla de Borneo hace más de 9,500 años, fue la Capital de La Atlántida y su localización se encontraba en aproximadamente en lo que ahora es la Ciudad de Banjarmasin, en el sur-este de la Isla. Este descubrimiento esta debidamente registrado (año 1999) a nivel mundial con mi trabajo denominado “DESCORRIENDO EL VELO DE…”LA ATLÁNTIDA”, HOY CONOCIDA COMO LA ISLA DE BORNEO O KALIMANTAN. Brevemente y como apoyo y corroboración a lo anterior, diré: - Las verdaderas Columnas de Hércules ó Estrecho de Gibraltar, son la Península de Malaca y la Isla de Sumatra. - Las verdaderas Islas de las Hespérides, son lo que actualmente se conoce, como las Islas Molúcas. - Así mismo la Atlántida no era solamente esta Isla, sino que abarcaba todo el mundo y la Anti-Atlántida,( Su antípoda) esta parte agregada esta en proceso de registro; era lo que es actualmente La región andina de Perú y Bolivia. Ahora entienden ustedes, el por qué tantos investigadores de la Atlántida, la ubican por diferentes partes de nuestro planeta. Las anteriores son solo algunas muestras de la veracidad de lo que estoy afirmando. Tengo en mi poder mucha mas información, graficas, fotos, mapas, etc., etc. Mi correo electrónico es: vicmgr_invest@yahoo.com.mx Un Saludo con afecto y respeto, desde Torreón, Coahuila MËXICO Víctor García

  2. David Antelo en 27 Junio 2009 12:06 am

    Se trata de una Civilización Hidráulica completamente real, que quizás no tiene nada que ver con la Atlántis de Platón. Lo mejor es ver este vídeo.

  3. David Antelo en 1 Julio 2009 6:13 pm

    La Civilización Hidráulica de los Antis no es Atlantis, pero se le parece mucho. Está ubicada en una sabana rectangular rodeada de montañas que tiene las medidas indicadas por Platón. Está en el centro de una nesos y en ella existe una inmensa masa de agua donde viven delfines.

    Si desean ver y escuchar lo escrito en el párrafo anterior, busquen en Google “tierra de musus” y el primer vídeo de Youtube que aparece mostrará el resumen de un reportaje que habla de esta Civilización de los Antis.

    Lo que sí es seguro es que todo lo mostrado en los Antis es 100% real y en ello se incluye la isla de los Anillos concéntricos, que tienen estructuras humanas en su interior y todo lo que se muestra en el vídeo.

    Si es Atlantis, bien. Si no lo es, perfecto, ya que los mapas precolombinos son completamente reales y en ellos se muestran decenas de ciudades circulares; aunque solo uno tiene grafiado los tres puertos exteriores.

  4. David Antelo en 2 Julio 2009 2:15 pm

    Si quiere entretenerse un poco con la Civilización Hidráulica de los Antis, abra Google Earth y, utilizando la herramienta de medir, coloque un punto en el Estrecho de Gibraltar, también llamada “Columnas de Hércules,” y otro punto en el lago Rogagua, que se encuentra en la sabana de los Musus, o sea en el Departamento de Beni, Bolivia.

    La idea no es medir ninguna distancia, sino que vea cómo los bordes de las megalagunas rectangulares de los Musus forman una línea recta con el Estrecho de Gibraltar y la desembocadura del Amazonas.

    No solo estoy hablando de las lagunas que se encuentran entre los ríos Beni y Mamoré, sino que lo mismo ocurre con la dirección de las lagunas orientales del Mamoré y las que se encuentran al sur de San Pablo.

  5. Cronos en 11 Julio 2009 9:39 pm

    Es un placer leer cómo alguien se acerca a la realidad. Nací en el sur de Iberia, donde estamos haciendo nuevos descubrimientos que esperamos no lleguen a malas manos.

    Por cierto, qu estoy intentando ponerme en contacto con algún representante de los indios Hopi…

  6. JoseManu en 20 Julio 2009 9:29 pm

    Platón expone claramente en el Timeo y el Critias que Atlantis se hallaba localizada justamente “ante la boca” (pro tou stomatós) de las “Columnas de Hércules”, junto a Gadeira, nombre con el que era conocida Cádiz en la Antigüedad Clásica. La expresión “pro tou stomatós”, “ante la boca (o embocadura)”, como bien ha demostrado el investigador hispanocubano Georgeos Díaz-Montexano, solamente fue usada por los autores griegos para señalar algo que se hallaba muy próximo, “ante las puertas”, “a la vista”; desde unos pocos centímetros hasta no más de unos 20 km de distancia. Por consiguiente, es absolutamente imposible (entre otras muchas razones de peso, y de sentido común) que Atlantis estuviera en un lugar tan lejos de Gibraltar como lo está América del Sur (y otros remotos lugares del Mundo). Sin duda alguna, Atlantis solamente pudo hallarse en Iberia misma o en parte de ésta y Marruecos, o muy próxima a ambas; en cualquier caso, como muy lejos a la altura de las Islas Madeira.

    Otra evidencia que apoya la identificación de la Atlántida con la Nêsos Iberia, es la descripción que leemos en el Critias 113-114, de cómo Poseidón dividió la Nêsos en 10 provincias o regiones, y cómo una de estas 10 regiones se hallaba junto a las mismas Columnas de Hércules y se llamaba Gadeira, o sea, Cádiz. Como bien demuestra Díaz-Montexano, el único lugar en todo el planeta Tierra donde siempre han existido unas Columnas de Hércules, junto a un piélago o golfo Atlántico (términos que usa Platón), y junto a una región llamada Gadeira, es la misma área geográfica del entorno del actual Estrecho de Gibraltar.

    La supuesta civilización de los Antis podrá ser cualquier cosa, pero de ninguna manera la misma Atlántida de Platón.

    Sugiero los siguientes sitios:

    http://www.AtlantidaPlaton.com
    http://www.Antiquos.com

  7. David Antelo en 7 Agosto 2009 10:21 pm

    Ilustre JoseManu:

    No es correcto afirmar que:

    -o-

    Platón expone claramente en el Timeo y el Critias que Atlantis se hallaba localizada justamente “ante la boca” (pro tou stomatós) de las “Columnas de Hércules”; junto a Gadeira, nombre con el que era conocida Cádiz en la Antigüedad Clásica. La expresión “pro tou stomatós”, “ante la boca (o embocadura)”…, solamente fue usada por los autores griegos para señalar algo que se hallaba muy próximo, “ante las puertas”, “a la vista”; desde unos pocos centímetros hasta no más de unos 20 km de distancia.

    -o-

    Esta es una INTERPRETACIÓN del Sr. Diaz-Montexano y no una DEMOSTRACIÓN, ya que las traducciones de los textos de Platón a otros idiomas, no especifican si se trataba de 20 cm, 20 km o 200 millas… Lo que quiere decir que para aceptar la versión propuesta se debe suponer que todos los traductores (Exceptuando obviamente a Diaz-Montexano) eran una tropa de cretinos que no tenían idea del griego antiguo.

    Si de “rigor científico” se trata el asunto, mejor es que no confundamos INTERPRETACIÓN con DEMOSTRACIÓN, ya que la distancia es inmensa y la abrumadora mayoría de traducciones de los textos de Platón, (A la lengua viva que nos dé la gana, excepto la de Montexano), simplemente dice que la famosa nesos se encontraba en frente de…, sin indicar ninguna distancia.

    En cuanto al nombre del gemelo del primer Rey, tampoco nos olvidemos que el ilustre Diaz-Montexano no demuestra NADA, sino que simplemente interpreta lo siguiente:

    El texto de Platón dice que: “Al gemelo que nació después de él, al que tocó en suerte la parte externa de la “nesos”, desde las columnas de Heracles hasta la zona denominada ahora en aquel lugar Gadirica, le dio en griego el nombre de Eumelo, pero en la lengua de la región, Gadiro. Su nombre fue probablemente el origen del de esa región.”

    Es decir, el Rey Gadiros se transformó en Cádiz, interpreta Diaz-Montexano.

    Si leemos bien el texto, con el “rigor científico” que dice tener el Sr Diaz-Montexano no nos podríamos hacer los locos con las cotas, salvo que seamos poco rigurosos o unos filólogos militantes que ajustamos los datos a nuestra regalada gana.

    Si se utilizan los términos “desde” y “hasta”, queda claro que las Columnas de Heracles no se encuentran en la región llamada Gadirica y según las traducciones del 99% de cretinos, (Salvo Diaz-Montexano, que es el único que sabe traducir), la región de Gadiro es la parte externa de la gran nesos, que debe contener una nesos de anillos concéntricos con medidas geofráficas precisas, que nada tienen que ver con la filología, sino con la geografía.

    Si de MOSTRACIONES estamos hablando, no nos podemos hacer los pengas si a algún filólogo le afirmo que en frente de las Columnas de Heracles existe una gran Nesos mayor que la Libia y el Asia de la antigüedad, que en su centro hay una Nesos de anillos concéntricos con las mismas medidas egipcias descritas por Platón y que dista a 50 estadios de un mar interior completamente rodeado por tierra firme y que de yapa tiene delfines… Pero como el filólogo puede seguir jodiendo con Cádiz, puedo decir que la parte externa de la gran nesos tiene una inmensa región cuyos habitantes se llaman Guajiros, cuyo nombre, (por Divina Providencia), se puede relacionar con Gadiro. Es más, las obras hidráulicas en la zona de los Guajiros son similares a las que se encuentran en el centro de la gran nesos descrita anteriormente, además de su cerámica, sus lomas, sus obras hidráulicas, su lenguaje, sus genes y sus mapas precolombinos.

    Ilustre Sr. JoseManu. Por favor le ruego ponerse en contacto con su maestro Diaz-Montexano para preguntarle si en alguno de los lugares que él propone como Atlantis (que son cerca de una decena), ha encontrado una isla de anillos concéntricos cuyo centro mida 5 estadios, rodeada de un canal de agua de 1 estadio egipcio de ancho. Esa isla debe estar rodeada de una banda de tierra de 2 estadios de ancho, seguida por una extensión igual de agua que está limitada por una banda circular de 3 estadios de ancho de tierra, seguida de una de agua similar a la anterior.

    No se olvide que en la isla del Sr. Diaz-Montexano, debe haber murallas que rodean la isla, tampoco se olvide que la isla debe estar bajo el agua a poca profundidad y dentro de ella deben haber manantiales de agua fría y agua caliente, como dice Platón… Tampoco se olvide de preguntarle por los tres puertos externos y las dársenas huecas dobles en el interior, además de los puentes que se nombran en el relato de Platón.

    Sr. JoseManu, le voy a simplificar la figura. Una cosa es una Atlantis filológica y otra muy distinta es una Atlantis geográfica, ya que ni por asomo el Sr. Diaz-Montexano ha encontrado nada que cuadre con la descripción antes dada. Y cuando digo NINGUNA no quiero que ningún filólogo me interprete como que quise decir “al lado de una” o a 20 km de otra, sino que el Sr. Diaz-Montexano no ha entregado ni media nesos que tenga la descripción antes nombrada, mientras que en la NO-Atlántida de los Antis, sí existe una nesos real que cumple al pie de la letra con lo descrito anteriormente. Pero… no hay por qué preocuparse, ya que no es Atlantis, sino la NO-ATLANTIS o una simple nesos de anillos concéntricos, construida por humanos, que se encuentra ubicada en el centro de una sabana rectangular de forma oblonga, rodeada de montañas que llegan hasta el mar y donde floreció la Civilización Hidráulica de los Antis, que dicho sea de paso, no tiene nada de mitológica e irreal, como sí podría cuestionarse el relato de Platón.

    Quisiera saber qué explicación filológica se encuentra a lo siguiente:

    Esta zona de la nesos estaba de cara al viento sur, de espaldas a la constelación de la Osa y protegida por el viento del norte”.

    Hace unas horas atrás estaba en Europa y les juro que la Osa no estaba de espaldas y, por las veces que me he cruzado de hemisferio, les puedo asegurar que el Norte es un viento frío, mientras que “de espaldas a la Osa”, el Norte es cálido y en el centro de la Nesos de los Antis, resulta que es el viento predominante, sobre todo, de cara al viento sur, donde se encuentra la nesos de anillos concéntricos, con muros y estructuras en sus nesos circulares y que dista a 50 estadios egipcios de un mar interior donde viven delfines.

    Hay que ser obtuso para considerar que la ausencia de evidencia puede ser considerada como evidencia de ausencia, pero igual de cretino sería aquél que considera la ausencia de evidencia como evidencia de existencia. Lo que quiere decir que cerca de una decena de ubicaciones propuestas por el ilustrísimo Diaz-Montexano no pasan de ser una filológica INTERPRETACIÓN que no coincide con la descripción geográfica de una nesos de anillos concéntricos. Lo que las convierte en un juego de palabras en el cual NO SE DEMUESTRA NADA y para ello uno de los primeros supuestos de base que se debe asumir.

    Sr. JoseManu. Si el argumento fuerte de su demostración se basa en que “la ausencia de evidencia puede utilizarse como evidencia de existencia” no está siguiendo el “rigor científico” de Diaz-Montexano y si quiere hablar de una DEMOSTRACIÓN o una hipótesis no filológica, mejor es que indique las coordenadas de la Nesos de anillos concéntricos descubierta por éste.

    Lamentablemente, hasta donde me he enterado, ni con dos puñados de ubicaciones propuestas por el sabio y agresivo Sr. Diaz-Montexano ha podido encontrar una nesos que “con el rigor científico” que tanto pregona esta eminencia, cuadre con la forma y medidas indicadas por Platón…

    Obviamente que Platón debe ser un “mentiroso”, ya que si Diaz-Montexano no encuentra la nesos de anillos concéntricos, no debe ser porque el gran filólogo esté errado en sus apreciaciones, sino porque el filósofo estaba errado y justamente la descripción geográfica más detallada, se la inventó para que el sabio hispano-cubano nos demuestre que sólo él supo leer a los antiguos.

  8. David Antelo en 12 Agosto 2009 5:12 pm

    Yo creo que el Sr. Diaz-Montexano tiene una deuda con todos los Atlnatólogos del planeta que, como él, buscan la mítica isla.

    Digo esto porque él, y sólo él, tiene el documento original en griego y el saldo de bellacos lo tiene en Latín. O al menos eso afirma.

    ¡Qué pena! Lo tiene y no lo comparte con el mundo, indicando que ese, y solo ese documento, es el único que se puede considerar absolutamente verdadero.

    ¿Quisiera que nos diga cómo le hizo para obtener el original griego, si todos los demás a lo único que aspiran es a conocer el escrito en latín?

    ¿Será que es verdad que él, y sólo él, tiene el documento original o se trata de una interpretación?
    Como la pregunta es sarcástica desde su base, de aquí en adelante a cualquiera se le ocurrirá decir que gracias a un monje tibetano (porque el título suena raro), consiguió un texto de la destrucción de Atlantis, pero en Egipcio. Y lo encontró en el sótano de una iglesia cristiana que alguna vez fue un mitreo.

    ¿Y qué tienen que ver los tibetanos con los egipcios?

    Nada. Yo no soy experto ni en filología tibetana ni egipcia… de hecho, cuando leo egipcio faraónico lo hago en castellano y digo “ojo, momia parada, ojo, serpiente, momia sentada, escarabajo”, pero lo que me queda claro es que el relato original de la nesos desaparecida, no decía ‘pro tou stomatós’, sino algo así como “manito de un lado, ibis, un triángulo raro, et.c” o algo por el estilo.

    Perdón por los errores ortográficos de mi castellano-egipcio… Admito que no lo domino, pero sé muy bien que el relato en egipcio no pudo decir ‘pro tou stomatós’, “ni al ladito de”, “a 20 cm de”, “a menos de 20 km de” o cosa parecida. En primer lugar, porque los egipcios no medían en el sistema m.k.s., y en segundo lugar, porque no le creo a un filólogo que indica la posición de casi una decena de Atlantis y ni una de ellas cuadra con las numerosas medidas indicadas por Platón, como tampoco cuadra su periodo temporal, lo que lo convierte en el más purista de los libre-interpretadores.

  9. David Antelo en 12 Agosto 2009 5:12 pm

    Resulta ser que si se cambian los 9.000 años por 900, antes que Solón se entere que Atlantis desapareció, tendría que entregar evidencia de la existencia de Elefantes y caballos en el mar. Pero los elefantes no deben ser tan comunes como para llamarlos simplemente elefantes, ya que sus textos se refieren a la raza de elefantes, lo que indica alguna diferencia… que en las posiciones propuestas deben ser elefantes acuáticos y con cola de delfín, mientras que los caballos deben pastar en los botes atlantes.

    Si de hacerse el loco cuando conviene y descartar lo que no conviene se trata el asunto, resulta que la nesos de anillos concéntricos debe estar protegida por el viento del norte, de cara al viento sur y de espaldas a la Osa, pero, no conforme con esta descripción que se entrega en el diálogo del alquimista (Timeo), la citada nesos debe encontrarse a 50 estadios de un mar interior rodeado por tierra (obviamente, ya que de otra forma no sería un mar interior) y la gran nesos, a diferencia de la de los anillos, debiera estar rodeada de océano auténtico.

    Se debería explicar por qué Platón describe un mar verdadero rodeando la gran nesos y posteriormente describe otro, rodeado por tierra firme, que no lo califica como mar verdadero.

    No nos olvidemos que la nesos de anillos concéntricos debe ubicarla en una sabana oblonga rodeada de montañas, pero si de “rigor científico” se trata el asunto, ninguna persona le debiera perdonar a Díaz-Montexano la licencia de inventarse una sabana que no tenga la forma de cuadrilátero rectangular, salvo que el autor esté tratando de encajar a martillazo limpio una sabana filológica en vez de una sabana real.

    Siguiendo el tema de la sabana, el autor no se debe hacer el penga, “si es rigurosamente científico” en cuanto a las medidas indicadas por Platón, ya que de lado a lado, es decir, desde las montañas de un lado, hasta las montañas del otro, la sabana debe medir 3.000 estadios y desde el centro del mar hacia arriba, 2.000, pero como de “rigor científico” se está hablando, el investigador está obligado a justificar la medida que ha utilizado para sus cálculos, ya que basta con una pequeña hojeada a las medidas antiguas para darse cuenta que los estadios pueden variar bastante, dependiendo del estadio del que se habla; ya que no es lo mismo el de Olimpia que el de Delfos y no nos olvidemos que el cuento de Platón es de origen egipcio. Lo que quiere decir que, si se trata de una transcripción de un relato egipcio, el estadio mediría poco más de 158 metros y esta medida no varió hasta la última dinastía donde los Ptolomeos (griegos), que se adueñaron del imperio del Nilo.

    Tal vez pueda pasarse por alto el tema climático en el asunto, pero Diaz-Montexano no se puede hacer el loco con el tema de las precipitaciones pluviales del período que propone, sin recordar que el Sahara ya existía en la época que (dicho sea de paso), él tergiversó a Platón.

    Digo esto porque debe ingeniarse una buena solución para su nesos que le permita cosechar la tierra dos veces al año. La primera, gracias a la buena voluntad de Zeus y la otra con los canales, sin olvidarnos que cualquiera de sus posiciones debe conectar dichos canales con su nesos de anillos concéntricos y no conforme con ello, la nesos de los anillos debe verter sus aguas al mar completamente rodeado por tierra firme. Al menos Platón dice que “con absoluta corrección” así se la puede llamar.

    En cuanto a los temas de la guerra, mejor es no olvidarse que Atlantis estaba dividida en 10 reinos y la descripción que se hace en el Critias es únicamente del reino central, que es el dirigido por Atlante. Habría que preguntar al individuo que plantea la Atlantis filológica ¿dónde están los 60.000 distritos que nombra Platón? Y no sólo la nesos de anillos, ya que los distritos no pueden estar en otro lugar que no sea la sabana, suave, llana y plana que se describe.

    Para complicar un poco más el asunto, debieran sacarse las cuentas de la cantidad de personas que debieron vivir en la llanura, ya que para la guerra cada distrito aportaba unas 20 personas. Obviamente que el distrito no se componía de aquellos 20 que irían a la guerra.

    Si el filólogo se da cuenta, está obligado a alimentar un ejército de 1.200.000 personas y solo se habla del reino central, así que debe ver dónde mete el saldo del ejercito que aportan los 9 reinos hermanos de Atlantis, considerando que alguien se debe quedar para hacer producir la tierra y que los hijos no se queden solos. Si el ejército es el 20% de la población (un Super Ejército), su nesos debe estar poblada al menos por 6.000.000 de habitantes… ¿Esta cantidad de personas entran en su Atlantis que navega entre Europa y África? Sí, seguro que debe entrar allí, solo que ya se murieron de hambre hace mucho tiempo, ya que según su investigación filológica los Atlantes que vivieron 900 años antes de Solón, no conocían el tractor, pero eran magos de la producción agrícola. En el mismo terreno deben haber inmensos bosques, pantanos, lagos y ríos, además de manadas de caballos y la famosa raza de elefantes que es muy voraz. No olvidemos que este mismo territorio es rico en minerales y debe tener la capacidad de mantener un ejército de al menos 1.200.000 hombres.

    Es mejor que los nueve reinos adicionales no fastidien y mantengan su propio ejército, ya que la Capital debió estar bastante ocupada en mantener el suyo procurando que su gente no se muera de hambre.

    De los 60.000 distritos, el filólogo debiera indicar al menos 1.000… ¿o no?, que tan solo es el 1.7% del total, ya que 3.000 años no es un tiempo tan largo como para que se trague las mayores riquezas y poderío que describió Platón.

    Una cosa es una Atlantis filológica y otra muy distinta una Atlantis geográfica.

  10. Victor en 28 Agosto 2009 3:45 pm

    Estimado Sr. Antelo. Se nota que usted no sabe que sí existen textos griegos conservados con los escritos de Platón. Es cierto que los originales, lo que escribió Platón con su puño y letra, no se han conservado (Díaz-Montexano nunca ha dicho lo contrario), pero sí se han conservado las copias (en papiros) de la primera edición docta que hicieron sus discípulos de la Academia…

    Lo primero (como usted afirma) no son unos códices en Latín, las primeras traducciones latinas se hicieron varios siglos después de existir ya los primeros textos en griego.

    Una duda, ¿por casualidad no serás amigo de un tal José Pérez, que también insiste en esta misma ignorancia?

    Usted no hace más que dar muestras de supina ignorancia. Es algo de sobra conocido por los estudios de la tradición manuscrita de los textos de Platón, desde la primera edición docta realizada en la Academia, pocos años después de fallecer Platón, que las copias se hacía cada varios siglos.

    Por favor, documéntese un poco antes de seguir haciendo el ridículo.

    Como bien ya le expuso JoseManu en otro foro, “Hay que añadir, además, que las copias del siglo IX A.D., remontan a otras del siglo VI-V A.D., y estas a otras más antiguas aún. Y todo esto está perfectamente demostrado por los expertos en paleografía griega clásica. Que D. David Antelo no lo sepa, sólo significa eso, que lo ignora como tantas otras cosas, y nada más”…

    Y sí, por mucho que le reviente a usted, el texto claramente dice: “ante la mísmisima boca de las Columnas de Hércules“, y eso lo saben todos los verdaderos expertos en Griego clásico…

    A propósito, cuando Díaz-Montexano ha publicado en cierto artículo que Platón localiza la Atlántida justo “delante” y “del lado” (o de un lado) de las Columnas de Hércules, se sustenta en las cuatro preposiciones que claramente usa Platón (siempre con genitivo) que son pro, pros, epi e hüper, las cuatro, en su contexto (analizadas cada uno en el artículo que recomiendo), demuestran más allá de cualquier duda razonable, que Platón ubica la Atlántida justo ante las Columnas de Hércules, y por el lado de arriba, es decir, por la parte de encima (que para los griegos es hacia el norte) de las Columnas de Hércules, justo donde se halla Gadeira (en la Nesos Iberia), región o reino que no por casualidad es mencionado junto a las mismas Columnas de Hércules, y como una de las diez partes o provincias de la misma Atlántida Nêsos.

    Si alguien quiere saber porque es totalmente imposible que la Atlántida haya estado en ningún lugar de América o de Indonesia, o en cualquier otro remoto lugar extremadamente lejano de las Columnas de Hércules (Gibraltar), sólo tiene que leer el siguiente artículo de investigación lecicográfica griega de Georgeos Díaz-Montexano: http://www.antiquos.com/La-Atlantida-de-Platon/modules.php?name=News&file=article&sid=125

    ¡Más claro imposible! Sólo un verdadero ignorante en materia de Historia y Geografía Antigua, y Lexicografía de la lengua Griega Clásica, podría atreverse a seguir defendiendo especulaciones tan absurdas y tan poco serias como las de todas esas Atlántidas en América o en otros parajes remotos de Gibraltar.

  11. Victor en 29 Agosto 2009 5:30 am

    ADJUNTO MENSAJE INTERESANTE. En vistas a que el Anónimo, acude a iguales argumentos falaces…

    Anónimo dijo:

    Victor dijo :

    “Estimado Anónimo: si algún día aparreciera algo exactamente igual a como usted dice, y según creo entenderle, no estuviera exactamente donde la situaba Platón, “justo ante la boca de las Columnas de Hércules”, entonces tendríamos las primeras pruebas científicas incuestionables de que Platón (o Solón) sería el primero (y el único), en toda la historia de la lengua griega clásica, que usó entonces mal las preposiciones griegas, especialmente la expresión “por tou stomatós”, “anteo delante de la boca” de las Columnas de Hécules.

    Bueno, yo no lo veo exactamente así. No dudo de que Platón usara las preposiciones correctamente. La cuestión es que Platón no está relatando algo que él haya visto, relata algo que ha oido.

    —- Victor responde: Eso ni usted ni nadie lo sabe. No sabemos si realmente Platón vió o no vió algo (ruinas por ejemplo). En cualquier caso, aunque él no hubiera visto nada (y no será necesario discutir sobre este punto). En el Critias se afirma que el joven Critias (tío de Platón, para quien no lo sabe) conservaba en su casa los escritos originales de Solón sobre la Historia Verdadera de la Atlántida. Así pues, nada impide que Platón haya tenido acceso a tales documentos originales. Por consiguiente, no se trata de algo que el escuchó, sino de algo que el pudo leer de primera mano, ya que dichos documentos se hallaban en el legado familiar. Recordemos que Platón es descendiente de Solón.

    Anónimo dijo: A saber, que en el 600aC, Solón escuchó esa historia en un viaje a Egipto.

    —- Victor responde: No fue en el 600 a. C. sino aproximadamente unos 40 o 30 años despuñes, o sea, entre el 570 o el 560 a. C. De acuerdo con que Solón escuchó la historia en su viaje a Egipto. Esto es lo que testimonian todas las fuentes, las platónicas y la extraplatónicas.

    Anónimo dijo: El pudo perfectamente usar de forma absolutamente correcta las preposiciones, pero quizás el que contó la historia que Platon oyó, o el propio Solón al interpretar lo que oyó en Egipto, o fueron los propios egipcios los que no recordaban exactamente el lugar, ….con el tiempo o la traducción el matiz pudo confundirse. Si la tradición egipcia era oral o había sufrido el reto de varios copistas……

    —- Victor responde: mera especulación subjetiva. Primero, porque ya está argumentado que los textos originales de Solón se conservaban en el legado familiar de Platón. Así pues, descartemos eso de que Platón oyó, y pasemos directamente a Solón. Solón transcribe al griego lo que los egipcios le narran, y lo que él mismo vio en documentos escritos, tal y como se deduce del mismo diálogo del Critias, cuando explica como al indagar sobre los significados de los nombres, halló que los egipcios, que fueron los primeros que reistraron la historia por escrito, habían traducido los nombres originales Atlantes, por sus significados, al idioma egipcio. Entonces Solón decidió hacer lo mismo. Tradujo los nombres indígenas (epikhorioi) Atlantes a palabras griegas, siguiendo también el significado de los nombres, y al exponer como ejemplo de un nombre Atlante el de Gadeiro, el cual traduce como Eumelos, evidencia que Solón entonces tuvo acceso a unos documentos escritos, fueran egipcios o en lengua atlante misma.

    —- ¿Podemos asumir que Solón cometió errores en la traducción o transcripción desde el egipcio hacia el griego? Por supuesto que podemos, pero en cualquier caso, sigue siendo una mera especulación subjetiva que no podrá ser solventada hasta que no se encuentre el documento egipcio o atlante original que debió usar Solón para tal transcripción. En definitiva, hasta que no aparezca algún documento egipcio que permita una comparación con la historia de Atlantis descrita por Solón, y que conocemos a través del diálogo sobre el Atlántico de Platón.

    —- Pero lo que no es serio ni riguroso es construir hipótesis sobre lo que no tenemos. Y lo único que tenemos es la historia de Solón, en el diálogo del Critias de Platón. Por consiguiente, mientras no aparezcan otros textos egipcios (o en cualquier otra lengua) anteriores a Solón, que permitan una identificación segura con el mismo relato, o sea, que permitan establecer que fue el documento base usado para la historia, no podemos demostrar -ni siquiera argumentar con suficiente solidez- que Solón pudo equivocarse en la traducción de las preposiciones.

    —- El argumento de los posibles errores y equivocaciones de Solón (o de Platón) es un argumento subjetivo y muy poco riguroso, que solamente aplican aquellos que desean re-colocar la Atlántida en lugares completamente diferentes al que claramente describe Platón. Por otra parte, Díaz-Montexano ha realizado un amplio estudio de reconstrucción del texto egipcio, y de las preposiciones, y las probabilidades de que una preposición griega como pro “algo que está ante o delante de algo”, “cercano, siempre a la vista”, sea un error de otra preposición egipcia que en realidad significaba “lo que está enfrente, pero lejos”, son extremadamente bajas, por no decir, imposible. El sistema de preposiciones egipcias tenía sus perfectas equivalencias en el griego, como lo demuestran las numerosas transcripciones y traducciones bilingües greco-egipcias. Y una preposición como pro “ante/delante”, o una expresión como “pro tou”, “delante de”, nunca fue una traducción griega de ninguna preposición egipcia que significara lo contrario, ni otra cosa diferente que lo mismo, o sea, “lo que está justo delante, a la vista”. ¿por qué razón iba a ser justamente Solón el único que cometería errores tan graves? cuando hasta inscripciones y grafitos populares de gente menos culta demuestran las traducciones correctas de preposiciones egipcias al griego. Recomiendo que lean un poco más los trabajos de Díaz-Montexano, pues son muy esclarecedores al respecto.

    Anónimo dijo: No veo que un error en la posición geográfica determine que Platón no conocía las preposiciones.

    —- Victor responde: De demostrarse que la Atlántida, es decir una civilización como la que describe Platón (y que sea identificada más allá de cualquier duda razonable con la Atlántida misma), sea descubierta en cualquier otra parte del mundo diferente al entorno de Gibraltar y las costas Atlánticas de Iberia y Marruecos, sin dudas ello determinaría que al menos Solón no conocía lo suficiente el uso de las preposiciones, al menos que cometió serios errores a la hora de traducir las preposiciones egipcias hacia el griego. Pero repito, esto sólo ocurriría el día en que la Atlántida (si es que realmente existió) sea descubierta en otro lugar diferente al que describe el Timeo y el Critias, mientras tanto, todo lo referente a estos posibles errores de Solón, no son más que meras especulaciones (que aunque parezcan lógicas o estén dentro de lo probable) no tienen fundamento alguno, puesto que el estudio lexicológico comparado de las lenguas griegas y egipcia, demuestra que errores graves como confundir una preosición que indica “algo lejano” con “algo cercano” no ocurrieron nunca.

    Le sugiero llegar a un acuerdo para el debate. Usar sólo este Blog: http://www.microplagio.com/articulos/la-atlantida-la-civilizacion-perdida/, ¿Y por qué este Blog? Por la siguientes razones:

    1- Está muy bien posicionado en Google en la primera página de resultados, cuando se escribe +Atlantis +Antelo +Georgeos, por ejemplo. Hay otros un poco más arriba, en mejor posición, pero estos no permiten texto demasiado largos, ni enlaces (como el caso de Blog Digital).

    2. Al parecer no tiene limitación en cuanto a la extensión de los mensajes. Lo cual resulta más cómodo.

    3. Permite introducir links.

    4. No es necesario introducir números o palabras para “Comprobación anti-spam”. Lo cual agiliza el proceso.

    5. No necesita moderación. Es decir los mensajes salen al instante.

    6. Es terreno neutral.

    En cualquier caso, si usted encuentra otro foro o blog, en mejor posición (es decir, con un puesto más alto en Google), y con mejores condiciones que éste, estoy dispuesto a emplazar el debate hacia tal foro. Pero ojo, tiene que ser un sitio neutral. Es decir, ninguna página suramericana con claros intereses en americanistas o indigenistas ni una página española con claros intereses en las teorías de Díaz-Montexano.

  12. David Antelo en 1 Septiembre 2009 2:47 pm

    Sí, puras mamadas compañero, y como yo no busco ninguna Atlantis, voy a seguir preguntando a Víxtor-Montexano sobre algunos temillas que debiera ir entre comillas, ya que “Díaz Sánchez”, por cuenta propia ha saturado la red, así que vamos a direccionarla hacia donde no quiere. ¿Acaso no es a Díaz al que le encanta crear polémica?
    Ojo que yo no vendo nada, no tengo agencia de viaje, no tengo relación con ninguna sexta, séptima ni octava y por desgracia, tengo varios “Cartones” en los cuales no figura la filología.

    Para que no hable yo, mejor copio exactamente lo que se puede encontrar en la red, en la página: http://my.opera.com/pajaru/blog/show.dml/147713
    -0-
    Georgeos Díaz Montexano.
    Es lo que llamamos un timo pseudocientífico. En este caso concreto tenemos a un señor que se hace pasar por científico cuando su formación académica es practicamente nula, pudiendo solo acreditar unos cursillos en un centro de espeología de Cuba. Su Curriculum Vitae, colgado por el mismo en internet nos muestra una persona con escasos estudios, que no domina ningún idioma aparte del Español y que presume de haber publicitado sus “teorías” en revistas pseudocientíficas o de nulo valor científico. Encontramos internet plagado de páginas gratuitas elaboradas por el mismo donde publicita su información. En las que no ha creado él, cuando es criticado aparecen pesonas que lo defienden y que escriben igual que él. En esta página me dedico a recopilar una parte, quizás la más significativa, de su relación con otras páginas de internet, sus ataques y altercados virtuales y su negocio con una tarotista de inernet que es a la vez secretaria y jefe de prensa de una organización fundada por el que se dedica a investigar la atlántida.

    ÚLTIMAS NOTICIAS:
    Al parecer, el año pasado se hizo en la isla de Milos, Grecia, una conferencia científica sobre la Atlántida.Parece ser que el señor montexano tenía que ir para defender su teoría pero cuando ya había pasado el plazo para pagar la cuota de la conferencia se descolgó con un supuesto accidente de submarinismo y un posible intento de asesinato al querer alguien manipular su equipo. Nunca ha podido acreditar que dicho accidente sucedió, ni en que hospital estuvo ingresado.Lo cierto es que con esa excusa pidió en un foro de internet 1000 euros para poder enviar a alguien que hablara inglés a la conferencia y costearle así los gastos.
    http://forums.atlantisrising.com/cgi-bin/ubb/ultimatebb.cgi?ubb=get_topic;f=1;t=001137;p=2

    En otras ocasiones a pedido dinero directa o indirectamente para financiar una expedición de buceo de una manera descarada y nada …
    Para seguir leyendo lo pueden hace en:
    http://my.opera.com/pajaru/blog/show.dml/147713
    -o-
    A un pseudocientífico con un EGO tan grande, como el de Díaz Sánchez, no se lo debe embarcar en el tema desde el punto de vista de la argumentación lógica purista, sino desde la argumentación sarcástica, ya que con ella delirará, la sangre se le subirá a la cabeza, se ofuscará e intentará patalear mil veces en temas que desconoce absolutamente y por este motivo se lucirá en adjetivos… ¿Acaso el ilustre pseudocientífico es parte de las Academias formales? NO, allí tiene las puertas cerradas por un simple motivo y mejor es que él mismo se los comente.
    ¿Alguien quiere conocer el perfil psicológico de Díaz Sánchez?
    Pregunten a Víxctor para que les de las pistas.

    Nuevamente aclaro, por si algún despistado no ha entendido el tema. EN EL EQUIPO DE INVESTIGACIÓN “YESUSA`IRI”, NO BUSCAMOS ATLÁNTIDAS, SINO QUE INVESTIGAMOS LAS EVIDENCIAS FÍSICAS Y CULTURALES DE LA CIVILIZACIÓN HIDRÁULICA DE LOS ANTIS, QUE SON 100% REALES, O SEA, FÍSICO, PALPABLE Y NO LITERARIO.
    Como yo soy el malo de la película, les aconsejo a los participantes del presente blog que analicen en la red las vibras que transmite el ilustre Díaz Sánchez y determinen su nivel de EGOLATRÍA, respeto y agresiones a sus interlocutores. Les aconsejo que lo hagan al lado de un psiquiatra.
    El término algo esotérico de “vibra” lo utilicé, porque bajo esta línea es que se debiera buscar.
    Salu2,
    David Némexis.
    P.D: Si otros se cambian el apellido, por que suena más bonito, ¿por qué no lo voy a hacer? Sobre nos nombres largos después comento.

  13. David Antelo en 8 Septiembre 2009 12:32 pm

    Víctor:

    Ya leí lo que escribiste en otro blog, así que ordenemos el asunto y partamos por el principio.
    Comencemos con una pregunta simple y directa. ¿Diaz-Montexano encontró una isla de anillos concéntricos que tenga las mismas características que las descritas por Platón y que tenga las mismas dimensiones? ¿Sí o No?

    La pregunta no es capciosa, sino directa, ya que la descripción de dicha nesos abarca gran parte de los diálogos y allí se entrega un gran número de detalles geográficos mesurables. Si tiene la ubicación exacta, basta con indicar las coordenadas.

  14. Tamara Mora en 4 Octubre 2009 2:13 am

    He leído algunas de las respuestas y me parecen interesantes…

    Estoy haciendo un trabajo acerca del zodíaco de Dendera y su relación con la Atlántida, según la teoría de Albert Slosman, que es de lo que nos habla este artículo.

    Me gustaría conseguir sus libros, pero son por lo que veo son imposibles de conseguir o demasiado exclusivos, ¿alguien sabe cómo puedo hacer para conseguirlos?

    Les estaría muy agradecida cualquier ayuda que me dieran de algun especialista en esta materia, que hable exclusivamente de las representaciones atlantes.

  15. Tamara Mora en 4 Octubre 2009 2:15 am

    Por cierto los libros se llaman:

    1º El Gran Cataclismo (publicado en 1976)
    2º Los Supervivientes de la Atlántida (publicado en 1978)
    3º Y Dios resucitó en Denderah (publicado en 1980)

  16. David Antelo en 10 Noviembre 2009 9:39 pm

    Una hipótesis para el cataclismo del Younger Dryas.

    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo

    El cráter se encuentra dentro de la sabana de los Antis y a menos de 240 kilómetros de la Isla de Anillos.

  17. Dayana Contreras en 28 Noviembre 2009 10:49 pm

    ¿Me gustaría saber si ese cataclismo volverá a suceder el día proclamado por el calendario maya?

  18. David Antelo en 30 Noviembre 2009 9:32 pm

    Los Mayas hablaron de cataclismos pasados, pero no de cataclismos futuros.

  19. David Antelo en 11 Enero 2010 12:21 am

    Como hace tiempo que no escribo, voy a copiar textualmente una noticia que me llegó anoche y dice lo siguiente:
    “Querido Davico,
    Te envío este articulo que acabo de encontrar en internet y que acaba de ser publicado.

    ¡Por fin! Habrían descubierto El Dorado

    Por medio de fotografías tomadas desde el espacio, expertos han descubierto gigantescos montículos en la cuenca amazónica, apuntando a una sofisticada cultura precolombina. Una compleja red de estructuras que abarca más de 250 kilómetros y que los conquistadores españoles buscaron infructuosamente.
    POR RORY CARROLL | 09/01/2010 | 23:02

    LONDRES (The Guardian). El Dorado fue una supuesta civilización amazónica que rivalizó con los incas y aztecas, pero que los conquistadores españoles jamás hallaron. En 1920, el británico Percy Fawcett dirigió una expedición para encontrarlo, pero nunca más se supo de él, desaparición que inspiró a Conan Doyle El mundo perdido.

    Es la leyenda que atrajo a legiones de exploradores y aventureros a sus muertes: un antiguo imperio de ciudadelas y tesoros escondidos en lo profundo de la selva amazónica. Conquistadores españoles se aventuraron en su búsqueda, seguidos a través de los siglos por otros convencidos de que encontrarían una civilización perdida que rivaliza con aztecas e incas.

    Algunos buscadores lo llamaban El Dorado, otros la Ciudad de Z. Pero la selva los tragaba y nada se encontró, solidificando su mito. La Amazonía era demasiado inhóspita, dijeron los eruditos del siglo XX, para permitir grandes asentamientos humanos.

    Ahora, sin embargo, los condenados soñadores han demostrado estar en lo correcto: hubo una gran civilización. Nuevas imágenes satelitales y sobrevuelos han revelado más de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del alto Amazonas cerca del límite de Brasil con Bolivia.

    Cubriendo más de 250 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando una red de avenidas y veredas que se construían antes de que Colón llegará al nuevo mundo. Algunos lo datan tan atrás como en 200 a.C., otros al año 1283.

    Científicos que han mapeado las obras creen que podría haber otras 2.000 estructuras bajo la selva, vestigios de una sociedad desaparecida. Las estructuras, muchas de las cuales han sido reveladas por el despeje de bosques para la agricultura, apuntan a una sofisticada sociedad precolombina constructora de monumentos, dijo la revista Antiquity, que publicó la investigación.

    El artículo agrega: El hasta ahora desconocido pueblo construyó obras de preciso plan geométrico conectado por vías rectas. La cultura se extiende por una región de más de 250 kilómetros, y explota tanto las planicies de inundación como las tierras altas no hemos visto hasta ahora más de una décima parte.

    Las estructuras podrían haber mantenido a una población de 60 mil personas, más que en muchas ciudades medievales europeas.

    Los descubrimientos han demolido las ideas de que los sueños en el Alto Amazonas eran demasiado pobres para sustentar una agricultura extensiva, dice Denise Schaan, coautora del estudio y antropóloga de la Universidad Federal de Pará, en Belém, Brasil. Dijo al National Geographic: Encontramos que este cuadro está equivocado. Y hay mucho más por descubrir en estos lugares, es interminable. Cada semana encontramos nuevas estructuras.

    Muchos de los montículos eran simétricos y se orientaban al norte, generando teorías de que tenían significación astronómica. A los investigadores les sorprendió especialmente que las obras en las planicies anegables y en las tierras altas fueran de un estilo similar, lo que sugiere que todas fueron construidas por la misma cultura. En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas, dijo Schaan.

    Las primeras formas geométricas fueron detectadas en 1999, pero es sólo ahora, a medida que la imaginería satelital revela lugares, que está quedando clara la escala de los asentamientos. Algunos antropólogos dicen que rivalizan con las pirámides de Egipto.

    Estas revelaciones están reventando nuestras percepciones acerca de cómo era realmente América antes de Colón, dijo David Grann, autor de La ciudad perdida de Z, un libro acerca de un intento de la década de 1920 por encontrar señales de civilizaciones amazónicas.

    Los descubrimientos están desafiando presunciones largo tiempo instaladas respecto de la Amazonía donde sólo podrían haber existido pequeñas tribus primitivas, y respecto de los límites que el medio ambiente imponía al auge de civilizaciones. También están reivindicando, dijo Grann, a Percy Fawcett, el británico que dirigió la expedición para encontrar la Ciudad de Z. El grupo de Fawcett se esfumó, dando origen a un misterio e inspirando el libro de Conan Doyle El mundo perdido.”
    Salu2,
    David
    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
    http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY

  20. David Antelo en 24 Enero 2010 9:16 pm

    Se descubren en Brasil las ruinas de una antigua civilización amazónica

    Estas formas geométricas eran importantes símbolos de la época.
    Los signos de lo que podría ser una civilización antigua previamente
    desconocida están saliendo de debajo de los árboles talados del la
    región amazónica. En total son 260 enormes avenidas, largos canales de
    riego y cercados para el ganado que han sido divisadas desde el aire
    casi en la frontera entre Bolivia y Brasil.

    Nuevas imágenes satelitales y sobrevuelos por la zona han revelado más
    de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del
    alto Amazonas, cerca del límite de Brasil con Bolivia. Cubriendo más
    de 240 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando
    una red de avenidas y veredas que se construyeron antes de que Colón
    llegara al Nuevo Mundo. Algunos se remotan al año 200 AC , y otros al
    año 1283.

    “En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se
    encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas
    ”, dijo Denise
    Schaan, de la Universidad Federal de Pará, en Belém, Brasil. Según su
    cálculo, la construcción de estas obras necesitó del trabajo de unas
    60 mil personas, mientras posiblemente aún quedan miles de
    construcciones semejantes en el fondo de la selva por descubrir.

    La visión tradicional es que antes de la llegada de los españoles y
    portugueses en el siglo XV no existían sociedades complejas en la
    cuenca amazónica, en contraste con la región de los Andes, al oeste,
    donde los Incas construyeron sus ciudades. Ahora la deforestación, el
    aumento de los viajes aéreos y de las imágenes de satélite están
    contando una historia diferente.

  21. David Antelo en 25 Junio 2010 8:49 pm

    Un mito poco platónico. Separemos lo real de lo aparente.
    http://www.youtube.com/watch?v=B63cZjgykHo

  22. David Antelo en 29 Junio 2010 1:32 am

    Rompamos algún paradigma. ¿Conocen las líneas de Nazca? Se trata de unas figuras bastante conocidas, pero lo más probable es que desconozcan las mega figuras de los Antis formadas con camellones precolombinos.

    Mirad este vídeo.

    A este hallazgo se llegó gracias a los mapas precolombinos descifrados en el 2006-2007 y que se encuentran en los bordes montañosos de los Antis.

  23. David Antelo en 6 Octubre 2010 3:23 am

    Para tocar el tema de la Atlántida, el punto de referencia es Platón en sus Diálogos de Timeo y Critias, solo que esto es mucho pedir, ya que casi nadie se los lee. Por lo general la gente se entera del tema gracias a un reportaje de la TV o algún libro que trata sobre la civilización perdida.
    Para los que no les guste leer, en las direcciones siguientes se encuentran los diálogos antes nombrados en videos. Si no les gustan las imágenes, cierren la ventana y les aseguro que es copia textual de los Diálogos.
    La diferencia entre las distintas traducciones es mínima, ya que las medidas que describen la Atlántida no cambian en lo más mínimo, como tampoco lo hace el resto de la descripción.
    Parte 1 de 4
    http://www.youtube.com/watch?v=p1wQN4-Bh_I
    Parte 2 de 4
    http://www.youtube.com/watch?v=SZ1wOXOwRSI
    Parte 3 de 4
    http://www.youtube.com/watch?v=WzcmLLcCZBQ
    Parte 4 de 4
    http://www.youtube.com/watch?v=VWX7mxvl36w
    Vuelvo a repetir, si no les gustan las imágenes del video, cierren la ventana y escúchenlo.
    Saludos,
    David

  24. David Antelo en 6 Octubre 2010 3:23 am

    Pensé que esta esquina de la Blogósfera ya se había cerrado!!!!!!
    Les envío un video sobre la Civilización Hidráulica de los Antis, que es completamente real.
    http://www.youtube.com/watch?v=50vMwD0DIfk

  25. Martín en 22 Febrero 2013 5:22 am

    Interesante todo el debate anterior; El video esta bien las imágenes no molestan, tal vez otra voz más amigable que el efecto anónymus…

  26. LOS MISTERIOS DE OSIRIS | Mparalelos.com / Siguenos en @mparalelos en 24 Septiembre 2013 11:32 pm

    [...] NASA, que se ocupó de las sondas Pioneer a Júpiter y Saturno. De todo ello ya hablamos en este otro artículo dedicado exclusivamente al tema. Saqqara es la primera manifestación de los avanzados conocimientos en todos los campos de los [...]

¿Tienes alguna cosa para comentar?