Nacidos en una familia de la alta burguesía catalana, ya desde 1889, Rusiñol y Casas daban una imagen de grupo: pintaban juntos, juntos exponían en la Sala Parés; en el verano de aquel mismo año hacían un viaje en carro por Catalunya, y juntos efectuaban largas estancias en París. A finales de octubre de 1890, Casas y Rusiñol se fueron a vivir a Montmartre, donde Miguel Utrillo les había alquilado un apartamento en el mismo Moulin de la Galette, rue Girardon, esquina con la calle Lepic.

Muchos cuadros que Rusiñol y Casas pintaron aquella temporada en Montmartre tenían por tema el establecimiento del Moulin de la Galette, sus atracciones y el ambiente del salón de baile, pero también había vistas del célebre quartier y figuras de personajes que ellos consideraban interesantes.

Leer más....