Si una teoría es invalidada por una sola prueba, en este caso fotográfica, no hace falta seguir desmontando otras pruebas. Los terraplanistas suelen argumentar otras pruebas, cuando una de ellas es invalidada por completo. Y no es necesario.

Así que a la luz de la experimentación casera, algo que puede hacer cualquiera, vamos a invalidar de un plumazo cualquier hipótesis terraplanista. No serán necesarias más pruebas, pues como digo, si con ésta ya se desacredita la Tierra plana, no es necesario seguir argumentando nada más.

Comencemos por el principio.

Como la Tierra gira diariamente sobre su eje, las estrellas parecen girar en trayectorias circulares alrededor de uno de los polos celestes; el polo norte celeste para los observadores en el hemisferio norte o el polo sur celeste para los observadores en el hemisferio sur. Las estrellas alejadas de un polo celeste parecen girar en grandes círculos, las estrellas situadas muy cerca de un polo celeste, parecen girar en círculos pequeños y por lo tanto parece que no tuvieran movimiento diurno.

En el polo norte terrestre, el polo norte celeste está directamente sobre la cabeza, y todas las estrellas que son visibles son todas las estrellas del hemisferio norte celeste y son todas circumpolares.

El polo norte celeste está localizado muy cerca de la estrella Polar (Polaris o Estrella del Norte), por lo que, desde el hemisferio norte todas las estrellas circumpolares parecen girar alrededor de la estrella polar.

En el ecuador terrestre, este círculo se desvanece a un solo punto – el polo celeste mismo – que se encuentra en el horizonte y, por lo tanto, no hay ninguna estrella circumpolar. Como se viaja al sur del Ecuador ocurre lo contrario. El polo sur celeste parece cada vez más alto en el cielo, y todas las estrellas situadas en un círculo cada vez mayor centrado en este polo son circumpolares. Esto continúa hasta que uno llega al Polo Sur terrestre, donde, una vez más, todas las estrellas visibles son circumpolares.

El término, “estrella del sur” o “estrella polar austral” se refiere a la estrella más cercana al polo sur celeste de la Tierra. Actualmente, a simple vista corresponde a Sigma Octantis. La técnica para lograr una foto circumpolar es sencilla. Basta con plantar la cámara en un trípode, apuntar con la cámara al cielo en la posición adecuada y dejarla exponiendo el tiempo suficiente para que las estrellas se muevan y ese movimiento que a nuestros ojos pasa inadvertido quede registrado en la cámara. En principio cuanto más tiempo mejor, pero a partir de cinco-diez minutos ya deberíamos poder captar una pequeña estela de estrellas girando en torno a la estrella Polar o estrella del Sur.

Por descontado, las circumpolares solo se pueden dar si la tierra es esférica y gira sobre el eje de estas dos estrellas, la Polar y la del Sur. Si la Tierra fuera plana, en una superficie plana es imposible que:

  1. Dos partes del cielo giren de forma diferente y un cúmulo de estrellas alrededor de cada una de estas dos partes.
  2. En el caso de que giraran dos cúmulos de estrellas diferentes, llegaría un momento en que ambas partes se solaparían.
  3. Ahora mismo hay una zona del Ecuador en donde no se aprecian estrellas girando, aunque sea en forma de medio disco. En una Tierra totalmente plana habrían circumpolares fraccionadas.

Para las fotografías circumpolares, el tipo de cámaras que podemos utilizar es una réflex, aunque también se puede utilizar cualquier cámara fotográfica que se pueda configurar en modo Bulb para una exposición prolongada.

Necesitaremos, además, un trípode que posea una buena estabilidad y que sea robusto; ya que para este tipo de fotografías se usan objetivos poco pesados y al realizar varias tomas se sumarán varios minutos de exposición. Un trípode con cierto peso minimizará las posibilidades de movimientos o vibraciones.

Para tomar fotografías circumpolares se usan objetivos angulares (10mm, 16mm, 18 mm), ocupando más encuadre.

Aunque el uso de un intervalómetro no es obligatorio, es de gran utilidad porque podemos fotografiar de manera remota y así evitar las vibraciones de la cámara al hacer las capturas. Con este aparato controlamos el número de fotografías a realizar, el tiempo entre una y otra, y el tiempo de exposición de cada una de las fotos.

Lo ideal sería situarnos en un sitio lo más oscuro posible, evitando lugares urbanos donde la contaminación lumínica no incida al momento de realizar las fotografías.

Luego debemos localizar la Estrella Polar o también llamada Osa Polar (que apunta hacia el Norte) para enfocarla y que sea el centro de nuestra fotografía, debido a que es la única estrella que se queda fija en el firmamento (el eje de la Tierra). Y si estás en el sur deberás hacer lo propio con la Estrella del Sur (el otro extremo del eje). El enfoque de la cámara debe ser manual y se enfoca hacia el infinito. Dependiendo de la orientación desde donde se realice la toma se obtendrá el resultado de la fotografía.

La medición de la exposición se realiza hacia el cielo para lograr una exposición, en función de la cantidad de estrellas que deseemos capturar mediante valores ISO altos.

La velocidad de obturación debe estar en Modo Bulb, el tiempo de exposición determina si tendremos las estrellas como trazos o solamente como puntos.

Se utiliza una apertura de diafragma amplia para capturar la mayor cantidad de luz posible y el mayor número posible de estrellas en la fotografía (f/2.8, f/3.5, f/4, f/6 hasta f/8).

Con un valor ISO alto se puede lograr ver una mayor cantidad de estrellas, pero también más ruido. Así que el valor ISO puede ser variable, según lo que se desee lograr en el momento de hacer la composición. A mayor valor de sensibilidad el ruido se va incrementando. Podemos hacer varias tomas, a modo de prueba, para comparar los resultados y luego lograr lo que deseamos con los valores que mejor nos convenga utilizar.

El formato ideal para las fotografías circumpolares es el RAW, por las ventajas que ofrece en el momento de procesar las fotografías posteriormente.

Luego se presiona el botón de disparo y se bloquea para iniciar la fotografía y al finalizar lo desbloqueamos (este proceso se puede hacer tomando de 5 a 6 fotografías con un tiempo de exposición de 20 a 30 minutos, dependiendo de la configuración y valores con los que estemos trabajando). La cantidad de tomas y el tiempo de exposición pueden ser variados según nuestras necesidades.

Al llegar a casa usaremos un software de apilado de imágenes fotográficas, que se encargará de sumar la luz de cada una de las fotografías. Para procesar las fotografías en este tipo de programas, se proceden a tomar las fotografías con el menor tiempo de exposición posible (el tiempo puede variar de más o menos minutos) con pausas de 15 a 20 segundos y luego se procesan las fotos con el software.

Y ya está. El resultado salta a la vista. Todas las estrellas parecen girar en el firmamento, menos la Polar y la Estrella del Sur que son las que permanecen siempre fijas, lo que desmuestra que existe un eje en la Tierra.

Fin del terraplanismo. Como digo, una vez desacreditada esta teoría tan ridícula, es probable que los terraplanistas quieran seguir aportando sus pruebas. Pero si con las circumpolares ya se ha desmontado esta hipótesis absurda, es ridículo seguir con lo mismo, una y otra vez. Si una sola prueba desmantela una teoría ya no es necesario seguir con el experimento.

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.