OOPARTS: OBJETOS IMPOSIBLES

6 Mayo 2009 · Imprimir este artículo

Oopart (Out of Place Artifact) es la denominación que se la ha dado a decenas de objetos prehistóricos hallados en distintas partes del planeta que, dado su nivel de tecnología, desarticulan completamente la edad estimada mediante estudios físicos, químicos y/o geológicos. Los “oopart” se han convertido en un rompedero de cabeza para los científicos que avalan la teoría de la aparición del hombre hace unos seis millones de años atrás.

La mayoría de los ooparts conocidos consisten en objetos que no pertenecen a la época del yacimiento por ser demasiado modernos. Sin embargo, los métodos de datación revelan que estos objetos modernos son tanto o más antiguos que el lugar donde se encuentran. Cabe aclarar que el método de Carbono 14 no es apto para datar a la mayoría de los ooparts, ya que éstos carecen de material orgánico, sobre el cual trabaja dicho método.

Lo que viene a continuación es un listado de los Ooparts más significativos de la historia, junto a sus correspondientes fotografías.

Esferas metálicas. En Klerksdorp (Sudáfrica) unos mineros empezaron a encontrar entre el “pyrophyllite” centenares de bolitas metálicas con marcas o ranuras de unión. Este pyrophyllite está formado por sedimentos de más de 2.800 millones de años.

Las esferas metálicas fueron halladas en forma paulatina por mineros que trabajaban sobre estratos precámbricos de 2.800 millones de años de antigüedad.

La singularidad de su aspecto externo induce a pensar un origen artificial para los ejemplares que actualmente se exhiben en el Museo de de Klerkdorp, aunque algunos investigadores atribuyen a su forma un origen natural.

Todas las esferas presentan una forma esférica y pulida, con una línea recta rodeando el diámetro mayor, frecuentemente acompañada de dos paralelas distribuidas hacia un lado y hacia el otro de la línea central.

Debido a la aparente contrariedad entre la edad de la capa geológica en las que fueron halladas y el presunto origen moderno de las mismas, muchos especialistas opinan que las esferas pertenecieron a una civilización de tecnología avanzada, extinguida hace más de 2.800 millones de años, cuando la roca que las contenía comenzó a solidificarse.

Los detractores de dicha teoría se inclinan a pensar que las piedras son el producto de nódulos de pirita y goethita de origen metamórfico. No obstante, el tallado de las líneas carece de argumento sostenible tanto por su caprichoso aspecto, como por la dureza del material con que tendrían que haber sido talladas.

Según otros investigadores, como el profesor de geología A. Bissehoff, de la Universidad de Potchefstroom, las esferas pertenecen al aglomerado de la limonita. Sin embargo, los artefactos de Klerksdorp fueron hallados en nichos individuales, al contrario de la disposición con que suelen encontrarse los aglomerados de limonita.

Con similar destino al de otros oopart, el misterioso origen de las esferas de Klerksdorp probablemente permanezca en el olvido eterno, aguardando tras la vitrina de un museo.

Los platillos de Bayan Kara Ula, más conocidos como las piedras de los Dropa o platillos de Dropa. Año 1938, Chi Pu Tei comanda una expedición arqueológica por las heladas montañas Baian-Kara-Ula, frontera entre China y el Tíbet. La expedición se adentra en unas cuevas que al punto se muestran no naturales. Un laberinto de túneles y despensas perfectamente tallados y con la peculiaridad de que las paredes están muy bien cuadradas y cristalizadas, como si en la perforación se hubiesen usado fuentes de calor extremo capaces de fundir la roca. En algunas paredes encuentran antiquísimos pictogramas de la cúpula celeste, el sol, la luna y varias estrellas unidas por líneas, como un mapa de carreteras estelar. Profundizando en las cuevas hayan una serie de enterramientos pulcros y cuidados, en ellos descubren los restos de esqueletos que al primer vistazo se asemejan más a primates que a humanos. Cuerpos menudos y de huesos finos, de apenas 130 centímetros de altura y cabezas desproporcionadamente grandes. Claro está, ante la pulcritud de los enterramientos se descarta que sean primates y piensan que deben ser alguna clase de hombres prehistóricos todavía desconocidos. Continuando con la exploración, entre el viejo polvo del suelo, encuentran un extraño disco de unos treinta centímetros de diámetro con un orificio central de unos dos centímetros. Los discos son de una perfección geométrica total y están grabados con un surco en espiral que comienza en el centro para acabar en la parte exterior. A simple vista, son muy parecidos a los antiguos discos de vinilo, pero más toscos y pesados. Al cabo de unas semanas de exploración, Chi Pu Tei regresa a la universidad de Beijing, de donde es profesor, con la friolera de 716 discos. Allí se descubre que los surcos de los discos son en realidad una serie de pequeños grabados jeroglíficos de difícil lectura y descifrado. De estar datados correctamente y tener 12 milenios, el arqueólogo chino está ante la prueba física más antigua de escritura de la historia. Incluso mucho más antigua que la civilización egipcia.

Chi Pu Tei no consigue descifrar el extraño alfabeto y con el tiempo, estos discos y otros objetos de la expedición quedan catalogados y olvidados en el almacén de la universidad de Beijing, hasta que en 1962, Tsum Um Nui, otro arqueólogo de la universidad los rescata y comienza de nuevo la investigación que le llevará, tiempo atrás, a desencriptar con éxito los jeroglíficos. La tarea fue larga y costosa, muchos de los discos estaban deteriorados y se rompía el código. Lentamente, Tsum Um transcribió al papel, con ayuda de lentes de aumento todos los signos y comenzó a clasificarlos para encontrar las secuencias y los significados de cada uno de ellos. No con todos lo consiguió, pero si con un número suficiente para encontrar el significado de ellos.

Los discos contaban, ni más ni menos, la historia de un pueblo que se autodenominaba “Los Dropa” (de ahí el nombre por el que se los conoce ahora), que había llegado de un lejano planeta y que por una avería en su medio de transporte habían acabado en aquel lugar de las montañas, donde los Ham, antigua tribu que moraba en aquel lugar, los atacaron y mataron a muchos de ellos hasta que consiguieron comunicarse con signos y los dejaron en paz. Los Dropa no consiguieron reparar su nave para regresar a su lugar de origen y se quedaron a vivir en la tierra. De esto ser cierto, el darlo a conocer iba a ser la mayor noticia de la historia. Pero a la universidad le pareció que el estudio de Tsum Um Nui no tenía las garantías suficientes como para ser publicado, pues estaba en juego el honor de la universidad y le prohibió dar a conocer los resultados de su trabajo. Pero unos años después, no se sabe muy bien si con el consentimiento o no de la universidad, el arqueólogo publicó todo su trabajo en “La escritura acanalada concerniente a las naves espaciales que, como se registró en los discos, aterrizaron en la Tierra hace 12.000 años.”

Quizás por lo espectacular o la rotundidad de lo que se había descubierto, la comunidad científica de todo el mundo se rió literalmente de las conclusiones y traducción de los discos por el Dr. Tsum Um, ridiculizando sus teorías.

El ovni de Samaipata (Bolivia). En las inmediaciones del complejo arqueológico de “El Fuerte”, próximo a la pequeña poblacion de Samaipata, fue localizada una roca con el dibujo grabado de lo que para muchos es una clara representación de un clasico “platillo volante” u OVNI. Sus formas tan definidas y concisas han dado lugar al práctico rechazo por parte de los arqueólogos de la autenticidad y antigüedad que en un principio debería atribuírsele. La conclusión por tanto es que “no puede ser real algo tan evidente”. En cualquier caso, la sola existencia de “El Fuerte” constituye para muchos todo un enigma histórico, pues según las leyendas locales narradas a los españoles tras su llegada, este cerro fortificado por los incas fue en tiempos remotos un lugar donde los dioses ascendían a los cielos en “caballos de fuego”.

Las runas de Kensington. Esta losa de forma rectangular de roca de arenisca gris, cubierta con runas sobre sus dos caras, ha sido motivo de amplias disputas entre la comunidad científica después de que fuera encontrada en 1.898 cerca de Kensington, Minnesota (EE.UU) , y en la que todo parece indicar que, exploradores escandinavos alcanzaron Norteamérica en el siglo XIV. Su origen es incierto, y las opiniones son divididas en cuanto a su autenticidad. Si bien el texto deja muy claro cómo un grupo de treinta navegantes procedentes del norte de Europa alcanzó tierras americanas, para algunos especialistas no es más que una simple broma realizada por alguien aficionado a las runas en el pasado siglo XIX. Por el contrario, para los defensores de la presencia europea en tierras americanas mucho antes de la llegada de Cristobal Colón al nuevo continente, es otra de las muchas pruebas existentes que avalarían sus hipótesis.

El Hombre de hierro (Eiserne Mann), datado en el siglo XIII. El pilar metalico es una rareza única en el centro de Europa. Esta estela, antiguo pilar de hierro, se encuentra parcialmente enterrada en el bosque nacional alemán de Naturpark Kottenforst. El pilar, con aspecto de lingote áspero, poroso e irregular, mide cerca de un metro y 20 centímetros en su parte visible. Las medidas del ancho de sus caras varían entre los 21 y los 10 centímetros, promediando los 15 centímetros. A pesar de la humedad del ambiente y de la exposición constante a los elementos de la naturaleza, el pilar no muestra rastros de gran corrosión, óxido ni crecimiento de moho; sólo el ennegrecimiento de herrumbe, por el paso del tiempo, lo que plantea un severo desafío a lo que se conoce hasta ahora en la historia oficial sobre los talentos de la metalurgia y particularmente del hierro. El análisis de la composición material demostró que contiene algunas proporciones de carbón, manganeso, fósforo, silicio y sulfuro.

El anillo Ming. Unos arqueólogos chinos, mientras excavaban en unas tumbas de la dinastía Ming, encontraron un anillo metálico muy similar a los anillos-reloj que se usan hoy en día. Sorprendentemente, en la parte trasera del anillo está grabada la palabra Suiza. Según los arqueólogos, esta tumba estaba completamente sellada desde hace cuatro siglos. Las agujas del reloj marcan las 10:06.

El reloj anillo fue descubierto cuando dos arqueólogos estaban haciendo un documental con dos periodistas de la ciudad de Shangsi.

“Cuando tratamos de quitar la tierra alrededor del ataúd, un pedazo de roca de repente cayó y cuando choco con el suelo hizo un sonido metálico”- dijo Jiang Yanyu, ex curador de la Región Autónoma del museo de Guangxi.

“Recogimos el objeto, y encontramos un anillo. Después de la eliminación de la cobertura del suelo y examinarlo más a fondo, nos quedamos conmocionados de ver que era un reloj”.

La excavación se ha suspendido hasta que se resuelva este misterioso hallazgo.

La Fuente Magna, encontrada en Bolivia. Denominada como la “piedra roseta de las américas”, esta fuente encontrada muy cerca de las orillas del lago Titicaca y considerada inicialmente como una burda falsificación, ha atraido cada vez más la atención de distintos investigadores que en gran número, han defendido su autenticidad. La clave para la polémica estriba principalmente en la presencia de escritos en dos lenguas que absolutamente nada tienen que ver con el punto geográfico de su localización, como son la escritura cuneiforme sumeria y la semítica. Del mismo modo tanto los grabados como el estilo que acompañan a los textos estan en perfecta consonancia con las tradiciones mesopotámicas. Solo falta determinar qué hacían los sumerios en América hace más de 5.000 años.

El artefacto de coso, una piedra arcillosa dentro de la cual se encontró una bujía. Lugar: Montañas Coso, California, el 13 de febrero de 1961.

Tres buscadores de geodas, Wallace Lane, Virginia Maxey y Mike Mikesell, se toparon con el extraño artefacto a 4.300 pies de altura en una de sus exploraciones. Al partir el trozo de arcilla solidificado un objeto similar a una bujía surgió de su interior.

Virginia Maxey afirmó que un geólogo calificado dató al artefacto atrapado en la roca en unos 100.000 a 500.000 años de antigüedad. Las radiografías demostraron que el objeto, en efecto, poseía un grado de tecnología solo clasificable como contemporáneo. Esto indica que el remoto período de fabricación del componente mecánico ya contaba con una tecnología similar a la moderna. Sin embargo, muchos investigadores como Pierre Stromberg y Paul Heinrich, opinan que la bujía pudo haber quedado atrapada en hormigón ferroso formado por la oxidación del objeto.

El vaso de Dorchester, Massachusetts (EE. UU.), datado hace 100.000 años. En 1851, se extrajo un jarrón o tarro de zinc y plata de una roca sólida en Dorchester (Massachusetts). El hallazgo fue publicado en el Scientific American de junio de 1851 (volumen 7, pp. 298-299); se extrajo de roca conglomerado (un tipo de roca sedimentaria) encontrada a 15 pies por debajo de la superficie de Meeting House Hill en Dorchester. El recipiente, de forma acampanada, tenía motivos florales incrustados en plata. El vaso medía 11,3 centímetros de alto, su composición se correspondía a una aleación de zinc y estaba decorado con hojas y plantas recubiertas en plata que, segun muchos botánicos que lo estudiaron, representaban especies vegetales desaparecidas de la Tierra hacia decenas de miles de años. Tras un largo recorrido por numerosos museos el vaso desapareció sin dejar rastro alguno.

El mapa del Creador en Bashkiria, Rusia, 20 millones de años.  La historia de esta Piedra comienza cuando el doctor en ciencias físicas y matemáticas y profesor en la Universidad estatal de Bashkiriev, Alexandre Chuvyrov en compañía de una estudiante de nacionalidad china Huan Hun, decidió estudiar la hipótesis de que la antigua población de China emigrara a las zonas de Siberia y los Urales. A lo largo de sus expediciones en Bashkir, encontraron varios grabados rupestres en chino antiguo que trataban mayoritariamente sobre comercio, bodas y defunciones.

Durante esas investigaciones, encontraron en el archivo del Gobernador General de Ufa notas del siglo XVIII que relataban la existencia, cerca de la aldea de Chandar en la región de Nurimanov, de unas 200 misteriosas tablillas de piedra grabada. Otras fuentes indicaban que en los siglos XVII y XVIII, expediciones de científicos rusos a los Urales habían estudiado esas 200 tablillas blancas que tenían grabados distintos signos y motivos. Había también otras notas que indicaban que a principios del siglo XX, el arqueólogo A. Schmidt también había visto estas tablillas de color blanco en Bashkir.

Alexandre Chuvyrov formó a un equipo de estudiantes para continuar la investigación y en 1998 comenzó su expedición. Después de varias tentativas fracasadas, A. Chuvyrov comenzó a desconfiar y a sospechar que se trataba solamente de una leyenda. Pero su suerte cambió. Un año despues, en el mes de julio de 1999, el ex-presidente del Consejo Agrícola Local, Vladimir Krainov, le comunicó que en su búsqueda de estas piedras, había encontrado una de ellas semienterrada en el patio de una casa.

Incrédulo, el Dr. Chuvyrov, fue a verificar la autenticidad de la piedra. Esta se encontraba situada debajo del pórtico de una casa y era imposible moverla debido a su tamaño y peso: 148 centímetros de alto por 106 centímetros de ancho, y 16 centímetros de espesor, y al menos una tonelada de peso. Una semana más tarde, se inició la extracción de la “piedra” para su posterior estudio. La gran piedra fue transportada a la universidad.

Inesperadamente, ésta contenía un mapa tridimensional. La investigación adicional de un grupo de especialistas chinos y rusos determinó que el mapa mostraba la región de Ural. La estructura geológica de la excavación estaba compuesta de tres niveles: la base, una dolomía gruesa de 14 centímetros; la capa media o segunda capa, contiene la imagen grabada y es de cristal de diopside; y la tercera capa, de 2 milímetros de porcelana de calcio y que supuestamente protege el mapa contra los golpes.

En la tablilla figuran inscripciones verticales jeroglífico-silábicas. En un principio los científicos pensaron que el mapa podía ser la obra de los chinos antiguos por su similitud. Pero después de buscar en diferentes libros y no encontrar ninguna inscripción similar a ésas resultó imposible descifrarlas.

Diferentes radiografías confirmaban que la piedra fue fabricada con instrumentos de precisión, un simple tallador de piedra no hubiera sido capaz de conseguir tal relieve y probablemente la tablilla forme parte de un mosaico formado por otras losas.

El relieve geográfico de Bashkir no ha cambiado mucho en unos millones de años y con la ayuda de especialistas en cartografía, topografía, geología, etc. se consiguió rápidamente identificar el monte de Ufa, su falla, los diferentes ríos de la región de los Urales, la falla de Ufa en Sterlitimak; con lo que se pudo tambien deducir que el mapa está realizado a una escala de 1 cm:1,1 km.

El mapa tambien indica el uso de ingeniería civil al crear un sistema gigante de canales de aproximadamente 12.000 kilómetros de longitud y 500 metros de ancho, y 12 embalses de entre 300 y 500 metros de ancho, 10 km de largo y 3 km de profundidad cada uno.

Estos embalses que alimentaban las diferentes redes de abastecimiento y necesitaron la extracción de por lo menos 1000 metros cúbicos de tierra. Si se compara con el canal existente actualmente del Volga al Don, éste parecería un simple rasguño.

El Dr. Chuvyrov y su equipo pensaban que la edad de la losa era de unos 3000 años. Los análisis realizados con carbono 14 dieron unos resultados erráticos y poco concluyentes. En un análisis más minucioso se descubrió en la piedra la presencia de dos conchas, una de 50 y otra de 120 millones de años de antigüedad; pero nada permite saber si las conchas estaban o no ya fosilizadas en el momento de la creación del mapa.

Las investigaciones realizadas por el Centro de Cartografía Histórica de Wisconsin, propusieron que el mapa únicamente se ha podido elaborar a partir de levantamientos aéreos. Esta investigación sigue en EE.UU. Necesita de un tratamiento informático muy potente y un examen aeroespacial exhaustivo, con la utilización de datos por satélite.

El Dr. Chuvyrov se muestra muy circunspecto en cuanto a los autores del mapa: “No me agrada hablar de OVNIs o extraterrestres. Entonces llamamos al autor del mapa -sencillamente - el Creador“.

Piedras de IcaPiedras de Ica49 picturesJan 7, 2008

Las piedras de Ica, Perú, a cuyos grabados se adjudican más de 12.000 años de antigüedad. Muchos ríos de tinta se han vertido sobre la veracidad de las Piedras de Ica, en Perú, uno de los mayores misterios arqueológicos de la humanidad. Sin entrar en la polémica de los petroglifos, este informe de los enlaces de más abajo arrojan nuevas imágenes y datos de las piedras talladas, nunca vistas hasta la fecha.

Artículo completo sobre las piedras de Ica en este blog.

Algunas conclusiones en torno a piedras de Ica desenterradas en alguno de mis viajes.

El planeador Saqqara, en Egipto, descubierto en una tumba. Esta pieza del Museo Egipcio de El Cairo con el número 6.347 constituye todo un enigma para los expertos en aeronáutica. El Planeador de Saqqara o pájaro de Saqqara es un objeto tallado en madera de sicómoro y hallado en 1891 en la tumba de Pa-di-Imen en la antigua necrópolis egipcia de Saqqara, que se asemeja a un aerodinámico avión en miniatura. Data del 200 a. C. y se encuentra en el museo egipcio de El Cairo. Fue clasificado como objeto de culto por sus descubridores. Mide 15 cm, con una envergadura de 18,30 cm. y pesa 39 gramos. Tiene un pico, agujeros para las plumas, ojos, y fue pintado originalmente para asemejarse a un halcón, con imágenes y tallas que representan las plumas de las alas.

Las lámparas de Dendera, grabado en bajorrelieve en un templo dedicado a la Diosa Hator. A comienzos de los años ochenta, los investigadores Peter Krassa y Reinhard Habeck, dieron la voz de alarma al lanzar una hipótesis revolucionaria basada en la utilización de la energía eléctrica en el antiguo Egipto. Así parecían atestiguarlo numerosos relieves esculpidos sobre las paredes de distintos templos, como los de Edfú, Kom Ombo y Dendera.

Las calaveras de cristal mayas. En el año 1924, Anna Le Guillon Mitchell-Hedges tiene 17 años cuando con su padre adoptivo, el explorador inglés Frederick Albert Mitchell-Hedges, descubre una calavera de cristal de roca en las ruinas de un templo de la ciudad Maya “de las piedras caídas” en Lubaantún, en Belice.

Excepto la ausencia de suturas craneanas, es una reproducción casi perfecta de una supuesta calavera de mujer. Pesa 5 kilos. Se compone de dos partes, con la mandíbula inferior ajustándose perfectamente con la parte superior.

Segura de su autenticidad, Anna acepta confiar la calavera a un equipo de científicos especializados en cristalografía, pertenecientes a la compañía Hewlet-Packard.

Al cabo de 6 meses de pruebas, las conclusiones a las que se llega son :

  • Está hecha con cuarzo natural sumamente puro, de dióxido de silicio “piezoeléctrico” anisótropo.
  • Las dos partes están talladas en el mismo bloque de cristal de roca.
  • Ninguna huella de instrumento, ni siquiera rastro microscópico.
  • Sin señal de fabricación, resulta imposible fecharla ( el cristal no envejece ).
  • Con una tecnología moderna con diamante haría falta un año de trabajo para conseguir el aspecto exterior ( con huellas de fabricación, lo que no lleva la calavera); en cuanto a los efectos prismáticos, su reproductibilidad resulta aún más dificultosa.
  • La fabricación manual hubiera necesitado 300 años de una labor contínua.

El Pilar Ashoka en India, al menos del 423 a. C. El pilar de casi siete metros de altura y con un peso de más de seis toneladas, fue construido por Atheas Chandragupta II (375-413). Está constituido por 98% de hierro forjado de pura calidad, y es un testimonio del alto nivel de conocimientos alcanzado por los antiguos indios herreros, en la extracción y el procesamiento de hierro. Ha atraído la atención de arqueólogos y metalurgicos ya que ha resistido la corrosión de los últimos 1600 años, a pesar de las difíciles condiciones climáticas.

La batería de Bagdad (2.000 a.C.). Descubierta en 1.936 durante unas excavaciones en los suburbios de Bagdad (Irak). Considerada como un objeto de culto por los arqueólogos durante mucho tiempo, se demostró posteriormente su uso como el de una batería capaz de galvanizar objetos metálicos. Permanece expuesta en el Museo de Bagdad.

El mapa de Piri ReisEl mapa de Piri Reis

El mapa de Piri Reis, hecho por el almirante turco Piri Reis a partir de diversas fuentes. El mapa de Piri Reis es una carta náutica elaborada supuestamente por el almirante otomano Piri Reis en 1513 y publicada en 1523 como parte de su obra “El libro de las materias marinas”. Aunque Piri Reis vivió en un tiempo anterior, se suele decir que dibujó los mapas posteriormente al “descubrimiento de America”. Aunque bien es cierto que la fecha de su creación fue en el mismo siglo de los viajes de Colón, Piri reis se basó en mapas con antigüedad de 1500 años, de la era de Alejandro. Colón y su tripulación bien pudo haber navegado sabiendo perfectamente hacia qué lugar se dirigía utilizando los mapas del otomano, ya que hay ciertos hechos que vinculan a Cristobal Colón con Piri Reis. Por contener aparentes representaciones de tierras entonces desconocidas y a raíz de los propios escritos de Reis indicando que sus fuentes habían sido “los antiguos reyes del mar”, ha suscitado gran interés como enigma y se le suele considerar un oopart. El original se conserva en el Museo Topkapi Sarayi de Estambul pero no suele estar expuesto al público. Un completo artículo sobre este extraño mapa apareció en este mismo blog y puede leerse aquí.

El Obelisco inacabado de Asuán, en Egipto, que pesa 1150 toneladas. Cerca de la isla de Sehel, en las cercanías de Assuán, se encuentran las famosas canteras de granito rojo cuyos restos dan cuenta de la industria pétrea que se desarrolló en aquella época. Todos los faraones admiraron la dureza y elegancia de este material que, entre otras cosas, dio origen al sarcófago, las paredes y los techos de la Cámara del Rey, en la Gran Pirámide: también a las columnas del templo de lsis, delante de la Esfinge, y a los grandes obeliscos del templo de Karnac. Innumerables toneladas de piedra fueron arrancadas de la tierra y transportadas por los egipcios desde aquellas canteras hasta los múltiples templos esparcidos a lo largo del Nilo. Pero también dejaron algo, algo tan grande que no pudieron mover. O quizá el famoso Obelisco Inacabado no fue realizado con tal tamaño para ser transportado, sino para dejar constancia de la desconcertante técnica con que fue diseñado.

No se ha hallado nada en él que indique el uso de cinceles o martillos, pues no quedaron restos de escoriaciones. Si se observa de cerca, se aprecian anchos surcos verticales producidos por algo parecido a una pala que modeló sus proporciones. La única explicación posible es que, cuando atacaron la cantera, la piedra estaba blanda.

Tanto en las caras laterales como en la parte superior de este Obelisco Inacabado se aprecian canales, paralelos, de igual tamaño. Se trata de huellas que han permanecido allí desde hace miles de años, pues no se sabe su antigüedad. Se dice que el monolito fue abandonado porque en él apareció una fisura, pero en los últimos exámenes que se han llevado a cabo se ha podido comprobar que tal fisura no existe, sino que en algún momento de la historia alguien quiso cortar la piedra para hacer un obelisco más pequeño. De hecho, se nota la acanaladura dejada por un cincel que se introduce en la piedra regularmente a una profundidad fija de 3 centímetros. Todo parece indicar que los autores se arrepintieron después y dejaron la mole de piedra tal cual.

A pocos metros del monolito, los químicos se entretuvieron en perforar la piedra circularmente, dejando así unos pozos de ignorado significado. En ellos cabe un hombre. Sus paredes, sin restos de golpes, no son rectas, de lo que se deduce que fueron ahuecadas de manera irregular, sin aparente esfuerzo y sin que en la operación interviniera máquina alguna.

Figuras de AcambaroFiguras de Acambaro138 picturesJul 16, 2008

Las figuras de Acámbaro, cerca de Guanajuato, México, con supuestas pinturas de dinosaurios. En 1923, Waldemar Julsrud, comerciante de origen alemán, y el padre Fray José María Martínez descubrieron el emplazamiento arqueológico de Chupicuaro, de la época preclásica, que contenía vasos, tazones y figurinas de la cultura india más antigua conocida, llamada con el nombre del sitio, de una antigüedad de hasta 1.000 años antes de J.C. (anterior a los indios Tarascos, la cultura india más antigua conocida en aquella época ).

Este descubrimiento “clásico” no suscitó ninguna polémica en cuanto a su paternidad disputada por un coleccionista rival.

Unos años más tarde, en julio de 1944, Waldemar Julsrud, de 69 años de edad hizo un descubrimiento en Acámbaro, pequeña ciudad mejicana situada a menos de 300 kms al noroeste de Méjico, en la provincia de Guanajuato.

Mientras se paseaba a caballo a lo largo de una zanja cerca de la colina del toro, con uno de sus empleados, un granjero llamado Odilon Tinajero, su atención fue atraída por un trozo de cerámica que salía del suelo. Era una figurina de terracota de un estilo que desconocía.

Mandó a su empleado cavar y llevarle todas las piezas similares que podría encontrar. Unos días más tarde, Tinajero se presentó con una carretilla llena de estos artefactos. Julsrud se quedó estupefacto por el estilo y la diversidad de las figuritas. Hizo un trato con su empleado: él le pagaría 1 peso por cada figurita entera; y nada por las estropeadas que, sin embargo tendría que entregarle ( y que conservó ).

Su objetivo era evitar que su granjero las fabricara ( de todos modos no hubiera tenido suficiente tiempo ni maña y el precio pagado era demasiado bajo ) e incitarle a excavar con mucha precaución.

Las figuritas fueron descubiertas por grupos de entre 20 y 40 en el interior de pozos a una profundidad variable de 1,20  metros hasta 1,80.

No eran pozos funerarios, puesto que sólo se encontraron 6 calaveras durante las excavaciones. Según la hipótesis de Julsrud, parece que habían sido sepultadas deprisa para evitar su saqueo por los primeros colonos españoles.

Más de 33.500 objetos de cerámica (en su mayoría ), piedra, jade y obsidiana fueron encontrados. Todos son únicos, ninguno ha sido duplicado. Su tamaño varía desde unos centímetros hasta menos de un metro. Varios tipos de arcillas fueron utilizados (su examen daría una indicación valiosa de su procedencia ), y todos fueron fabricados por el método del “fuego abierto” (entonces la fabricación de objetos falsificados no habría sido inadvertida por el humo y las grandes cantidades de leña - rara y cara en esta región - necesarias).

A pesar de su gran diversidad, se pueden clasificar, según su estilo, por centenares incluso por millares, como procedentes de culturas diferentes.

La lente de cristal de Heluan. Encontrada en una tumba, hoy permanece en el Museo Británico de Londres. De 5.000 años de antigüedad y que hoy día solo se puede elaborar empleando métodos electroquímicos para hacer oxido de Cesio.

El martillo de Texas. Martillo de hierro con mango de madera encontrado en un estrato geológico del cretacico bajo (140 millones de años) en el año 1.936 en Texas (U.S.A.). Parte del mango de madera se ha convertido en carbón debido a la presión y a la temperatura alcanzados bajo tierra.

El disco de Sabu, en Egipto (Museo del Cairo).   En la primera planta del Museo Egipcio de El Cairo y entre dos salas muy próximas a la Sala de las Momias, uno no puede por menos que pararse sorprendido al ver en una pequeña vitrina, aunque no sin cierta dificultad por los reflejos de la luz sobre el cristal que lo cubre, un objeto solitario parecido a una rueda o disco de piedra.

Este extraño objeto al que nos referimos ha desconcertado y sigue desconcertando a todos los egiptólogos que han tenido ocasión de estudiarlo detenidamente. El primero de ellos fue su descubridor, Brian Walter Emery, uno de los egiptólogos más importantes del Siglo XX, autor de un clásico de la egiptología, Egipto Arcaico, 1.961, que sigue constituyendo, después de muchos años, un claro referente bibliográfico para el estudio y comprensión de los orígenes de la Antigua Civilización Egipcia.

Realizando unas excavaciones en el año 1.936, en la zona arqueológica de Sakkara, fue descubierta la Tumba del Príncipe Sabu, hijo del faraón Adjuib, gobernante de la I Dinastía (3.000 a.C.). Entre los utensilios del ajuar funerario que fueron extraídos, a B. Walter Emery le llamó poderosamente la atención un objeto que definió inicialmente en su informe Las Grandes Tumbas de la I Dinastía como: “…un recipiente con forma de tazón de esquisto…“. Años más tarde, en su obra citada con anterioridad, Egipto Arcaico, hacía un comentario que viene a resumir perfectamente la realidad y situación de este incómodo “cachibache”: “...no se ha conseguido ninguna explicación satisfactoria sobre el curioso diseño de este objeto…“.

Frontal y horizontalmente, este objeto de 5.000 años no deja de recordarnos a una de nuestra modernas piezas empleadas en la industria tecnológica.

Este objeto al que se refería B. Walter Emery en sus informes, tiene 61 centímetros de diámetros, y 10,6 centímetros de altura en la zona central. Está fabricado en esquisto, una roca muy quebradiza y frágil, que requiere un tallado muy laborioso. Su forma se asemeja a la de un plato o volante de coche cóncavo, con una especie de tres cortes o palas curvas que recuerdan a la hélice de un barco, y en el centro de ésta, un orificio con un reborde que sobresale como si fuera el receptor de algún eje de una rueda o de algún otro mecanismo desconocido, dispuesto para girar.

Como bien es sabido por todos, la postura que mantiene la egiptología oficial respecto a la aparición y uso de la rueda por parte de los antiguos egipcios, es muy clara y no deja lugar a ninguna duda. Su introducción en Egipto, nos aseguran, fue debida a la invasión de los Hicsos al final del Imperio Medio, 1.640 a.C., que la utilizaron, entre otras cosas, en sus carros de guerra, y que era conocida también en ese momento por otros muchos pueblos de Oriente Medio. La pregunta entonces es inevitable: si no es una rueda, ¿qué es el extraño objeto que apareció en la Tumba de un príncipe de la I Dinastía, 1.400 años antes de la invasión de los Hicsos?

A pesar de la complejidad de este problema, el tema se agudiza aún más a raíz de los estudios técnicos que diferentes investigadores han llevado acabo, impulsados por el sorprendente y extraño diseño de este artilugio.

La disposición de su diseño indica claramente que algún tipo de eje atravesaba este enigmático objeto por el orificio situado en su zona central.

De hecho, esta rueda de esquisto apareció en la Tumba del Príncipe Sabu, junto con otros extraños objetos de cobre, prácticamente el único metal que conocían los egipcios en aquella época. La duda nos asalta al pensar cómo pudieron diseñar un objeto tan delicado y tan complejo estructuralmente, hace más de 5.000 años.

Una estructura que en el caso de sus tres extraños cortes o palas curvas, nos induce a pensar casi inmediatamente en la utilización de este objeto en un medio líquido. Este detalle, junto al orificio sobresaliente en la parte central, nos hace sospechar también que este objeto sólo sea una pequeña parte de algún mecanismo más complejo, y que se salvó gracias a una reproducción en piedra que por alguna desconocida razón, realizó un artista, con unas no menos desconocidas herramientas.

Pero…, ¿qué mecanismos existían hace 5.000 años en el Valle del Nilo?

Dentro de la típica política de los arqueólogos y egiptólogos oficialistas, este objeto no es más que una bandeja o el pedestal de algún candelabro, con un diseño producto de la “siempre recurrida casualidad”. Sea lo que sea, este objeto encontrado en una tumba de Sakkara con una edad que como mínimo alcanza los 5.000 años, sigue constituyendo uno de los misterios mejor guardados que se pueden encontrar.

El Mecanismo de Anticitera. Podemos contemplarlo en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Descubierto por unos pescadores en el fondo del Mar Egeo en 1.900, presenta un complicado y sofisticado mecanismo de lo que parece ser un reloj astronómico.

Ahora, y gracias a este vídeo de más abajo y al conservador Michael Wright, podemos observar cómo funciona este apasionante instrumento gracias a una réplica funcional del mismo. El vídeo tristemente está en inglés pero creo que se entiende una gran parte del mismo bastante bien.

Este artículo va dedicado a mi amigo Fernando Constantino, para que entienda que no todo en esta vida tiene una explicación racional, quedando lugar para el misterio.

Convertir este artículo en PDF
This work, unless otherwise expressly stated, is licensed under a Creative Commons Attribution-No Derivative Works 2.5 Spain License.
Artículos relacionados

Comentarios

31 Respuestas a “OOPARTS: OBJETOS IMPOSIBLES”

  1. abrahan en 7 Mayo 2009 8:25 pm

    Estos objetos imposible nos están demostrando la ignorancia que tenemos de nuestro mundo. Y nos dicen que existieron civilizaciones muy avanzadas, cuyos orígenes no son terráqueos.

    Muchas gracias a Carlos Mesa por sus valiosas informaciones de este planeta insólito.

    ABRAHAN

  2. rodrigo en 3 Junio 2009 5:22 am

    ¿Sabes de otros ooparts aparte de estos que mencionas?

    ¿Tienes más información sobre las Piedras de Ica? He léido el libro de Benítez sobre ellas y uno de María del Carmen Olazar Benguria, así como algunas cosas de Kolosimo. Sin embargo sé que Cabrera escribió un libro, pero no he podido encontrar nada de él directamente, acá en México.

    Por otro lado parece ser que los platillos de Bayan Kara Ula, sí son un fraude. O más bien una historia de una revista sensacionalista que nunca se investigó a fondo.

  3. Carlos Mesa en 3 Junio 2009 8:28 am

    El libro de Cabrera está agotado en muchísimas librerías. Tal vez buscando por Internet logres descargarlo de algún sitio.

    Para más información sobre las Piedras de Ica, te remito a la web del coautor del artículo, Abraham Veciana. En su web encontrarás cumplida información.

    Sobre lo que comentas de los discos Dropa, es cierto que hay una duda. Todo se sustenta sobre unas Polaroid y no queda nada claro. Pero siempre estará la duda sobre lo que puede ser real o no. En todo caso te remito a este interesante artículo donde hablan del tema con total objetividad.

  4. atalp en 7 Agosto 2009 10:51 pm

    Es la demostracion de que somos minúsculos en la comprensión de lo que nuestros ancestros ya supieron de ciencia y tegnología.

  5. * ¿UN OVNI Y UN ASTRONAUTA PINTADOS EN UNA CUEVA DE LA INDIA? « G.I.F.U.C. Periodismo extrasensorial. en 18 Febrero 2010 9:32 am

    [...] * OOPARTS: OBJETOS IMPOSIBLES [...]

  6. Juan Da Silva en 21 Febrero 2010 7:54 pm

    Ya es momento que el hombre sea más humilde y menos ingnorante con respecto de dónde venimos y qué hacemos aquí, y que es totalmente imposible estar solos en este inmenso universo. Es hora de despertar de una vez.

  7. Spametal en 1 Marzo 2010 2:01 am

    [...] los cientificos) inventarán todo lo que tenemos. En esta página hay más OOPARTs: OOPARTS: OBJETOS IMPOSIBLES : Carlosmesa.com - Blog de misterio del periodista Carlos Mesa Responder Con Cita   + Responder [...]

  8. * Oparts: objetos paleontológicos y arqueológicos… « G.I.F.U.C. Periodismo extrasensorial. en 20 Marzo 2010 12:10 am

    [...] * OOPARTS: OBJETOS IMPOSIBLES [...]

  9. ccinet en 13 Abril 2010 10:08 pm

    La existencia de algunos de estos objetos son perfectamente explicables por la ciencia (planeador de Saqara, mecanismo de Anticitera, pila de Bagdag, por ejemplo) y sólo demuestran que la historia está muy fragmentada y se han perdido antecedentes de conocimientos que tenían los antiguos. Pero aun así, son conocimientos “posibles” para su epoca. Otros son sin dudas objetos modernos imposibles de fechar técnicamente (calavera de cristal, bujia de Coso, Martillo de Texas) y muchos otros son, para mí y mi opinión, engaños deliberados (como el Ovni de Samaipata, o las Piedras de Ica).

  10. Josef Bauer en 9 Mayo 2010 3:48 pm

    Es una hermosa colección de espectaculares objetos, que muestran conocimientos técnicos usados en épocas ya olvidados. Como ya escribí varias veces en mis reportajes, se constituyó una cultura en el pasado que ya tenía conocimientos del arte o del uso de utensilios tecnológicos.

    No hay signos de aprendizaje, sino el uso espontáneo, lo que no da lugar a evolución de conocimientos, sino a una enseñanza previa de artefactos y herramientas en ciencias y arte.

  11. Ankafilo en 12 Octubre 2010 3:36 pm

    Muy buena recopilación.
    Estos descubrimientos, hacen que este mundo sea un poco más entretenido. El velo de misterio que los envuelve, nos permiten perder la monotonía de la explicación teológica y científica oficial, abriendo una brecha a la imaginación y la libertad de pensamiento, que errado o no, nos hace ejercitar nuestra inteligencia, lo cual es siempre, un gran beneficio a la humanidad…

  12. luis Alba en 17 Octubre 2010 4:28 pm

    Me he permitido estudiar la pieza sin nombre, disco de Sabu y creo saber su función: es un modelo a escala de una turbina para obtener fuerza hidráulica. Si colocamos el objeto en un eje al cual anclamos en el centro de una corriente de agua y colocamos el disco con las aspas hacia abajo; y si el disco fuese de madera y con un radio de 1,50 metros, obtendríamos una fuerza considerable que dependería de la velocidad del agua que puede transmitirse a través de una correa. La imagen no me permite observar si en la parte inferior de la foto el objeto presenta la canal para la correa.

  13. joaquin en 24 Octubre 2010 10:50 am

    ¿Qué hay de cierto en ese anillo-reloj (de Suiza)? Si es que se puede darse alguna credibilidad a ese “hallazgo”.

  14. Erwin Zaragoza en 28 Octubre 2010 2:52 am

    Magnífico trabajo, estoy convencido que no somos los únicos en el Universo y que existen alrededor de nosotros cosas que nuestros sentidos no perciben. Qué maravilloso puede ser esa realidad que no vemos.

  15. Rodolfo Garcia Martinez en 31 Octubre 2010 12:10 am

    Repaso y repaso todo esto de los ooparts y sigo maravillandome , al mismo tiempo recuerdo a Erick Von Daniken y el libro de su autoria “Recuerdos del futuro “. Que el ser supremo nos conserve .

  16. nahya en 27 Diciembre 2010 4:12 am

    Los pocos rastros que se han encontrado solo demuestran lo que dicen las tablillas sumerias: el ser humano fue creado como mano de obra que se adapto para las necesidades de los dioses, por eso no pueden explicar cómo se han construido las ciudades antiguas con tal belleza y exactitud. Pero la gente que los ve y los relaciona, investiga y los hace funcionar, son tachados de locos.

    En arqueología prohibida lo que no se puede explicar es tratado como utensilio religioso, es como darle una computadora a un bebé, no sabe para qué sirve, pero si lo entretiene.

  17. gerardo garcia moreno gomez en 23 Enero 2011 1:43 pm

    Resulta que yo he encontrado algunas piedras en la sierra, que son muy interesantes, pero hay una en concreto que no tiene explicación hasta el momento. Puede estar relacionada con cementos o piedras blandas prehistóricas. Me gustaría saber la opinión de expertos. La tengo colgada en facebook, entre mis fotos. A ver si alguien puede orientarme.

  18. WWW.LEYCOSMICA.ORG en 24 Enero 2011 12:08 am

    Muy interesante amigos. Gracias por publicarlo.

  19. demonaz en 13 Junio 2011 12:01 am

    me encanta la informacion soy aficionado de las cosas inexplicables……
    “no todas las cosas son faciles de explicar”

  20. Patricio en 19 Junio 2011 2:53 am

    Muy buen artículo.Los felicito.

  21. Viaje Astral en 12 Agosto 2011 3:33 pm

    Algo realmente interesante y a la vez misterioso, como es posible que hayan existido estos objetos en aquella epocoa?

  22. jotape en 20 Septiembre 2011 10:40 am

    Lo siento, pero no me creo nada. Para hacer afirmaciones tan contundentes hay que aportar evidencias fiables. Para que una información tenga un mínimo de credibilidad, hay que citar las fuentes. “Me lo han dicho por ahí” no es ninguna fuente fiable. Tampoco lo son las revistas “Quinto Milenio”, “Año Cero”, ni “Little Green Men”. Y no me vale la excusa de “la ciencia boicotea la publicación de estas certezas indiscutibles”. Eso es como si en un juicio, se presentaran pruebas endebles y circunstanciales para exculpar a un acusado, y al rechazarlas por poco fiables, éste se defendiera diciendo que hay un complot contra él. Qué socorridos son los complots. Los puedes usar para justificar cualquier cosa.

    En una cosa estoy de acuerdo con los planteamientos de este blog: en realidad, lo que tenemos ahora no es muy diferente de lo que teníamos hace milenios. Esto es, una mente oscurantista, retrógrada, supersticiosa y propicia a dar por buena cualquier habladuría sin cuestionarse la fiabilidad del “cuento”.

  23. Marcelo en 2 Noviembre 2011 4:55 am

    Demasiado interesante. Donde podre conseguir el libro de Carlos Mesa aca en Chile? salu2, Marcelo

  24. Sergio en 9 Diciembre 2011 5:53 am

    Gracias por la información, es muy interesante, creo que estas cosas dicen lo que tienen que decir para los que creen y para los que no creen… en fin la ingnorancia les da esperanza… saludos

  25. Ignacio I. Reyes en 12 Diciembre 2011 10:08 pm

    Me pareció bastante extenso y bien cimentado el artículo, sin embargo como tu mismo comentas todo queda abiero a una posibilidad al no tener explicaciones consisas para cada objeto. Puedo decir que he tenido la fortuna de ver varios de estos objetos en vivo!

  26. Carlos Iván en 23 Marzo 2012 2:02 am

    Creo que falta por enunciar el mayor oopart de todos en esta recopilación, las pirámides de Egipto donde existen demasiadas fisuras que niegan la posibilidad, que esta haya sido construida por los egipcios como se pretende hacer creer.
    Negar que existen complots sobre temas como estos, sería como dnegar que existe un complot para negar oficialmente la presencia continua, de ovnis en el mundo entero, pese a las miles de personas que jurarían sobre la biblia, que han sido testigos de avistamientos tan nítidos como cuando ven pasar un auto.
    Les recomiendo el mensaje de los dioses donde queda en entredicho, cuanta teoría de nuestros orígenes se haya publicado.

  27. cokehaz en 12 Junio 2012 11:15 pm

    Yo creo que siempre hemos sido los humanos, han habido varias
    humanidades, y nos han echado del paraíso varias veces.

  28. Paula en 27 Febrero 2013 6:50 pm

    Os recomiendo que busquéis el tema de los ooparts en wikipedia, ya que sólo 2 o 3 están reconocidos de algún modo. Muchos de esta lista se sabe que son fraudes, de hecho.

  29. omar en 23 Mayo 2013 2:09 am

    Es un listado interesante,mas alla de lo verosimil que pueda ser cada objeto,opinar sobre los mismos sin tenerlos a mano para analizarlos y buscarle siempre conexiones con imposibles no suma demasiado,la logica existe siempre,incluso si esta fuera de origen ajeno a nosotros,aunque la tendencia a encontrar significados espectaculares es cuando menos llamativa,tomemos por ej la rueda de sabu,que intentamos hallarle conexiones con enigmaticas maquinas,cuando a golpe de vista alguien sin animosidad la asociaria mas bien a alguna bifurcacion en un sistema de riego,hecha en madera y sin ninguna tecnologia espectacular, los curiosos que nos gustan estos objetos vamos a agradecer un poco mas de realismo,alguno quizas realmente signifique algo grande y estudiandolos de este modo le hacemos perder valor.

    Abrazos

  30. OOPARTS: OBJETOS IMPOSIBLES | The Eye en 11 Marzo 2014 7:28 am

    [...] Fuente:http://www.carlosmesa.com/ooparts-objetos-imposibles/ Compártelo:TwitterFacebookGoogleMe gusta:Me gusta Cargando… [...]

  31. carlos acosta en 31 Agosto 2014 6:08 am

    hola yo tengo un Oopart pero necesito hacerle una prueba del carbono 14 y no tengo los medios disponible pueden mirar mi blog y ver las fotos y algunas características que se ben a simple vista.
    http://albert-wwwcienciauicadiseocom.blogspot.com/ pueden visitar mi blog y dejar su comentario de ayuda gracias

¿Tienes alguna cosa para comentar?